• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
El espacio constituye una oportunidad para que los jóvenes artistas circenses cubanos muestren su talento.

El espacio constituye una oportunidad para que los jóvenes artistas circenses cubanos muestren su talento. | Foto: CNEArt

Publicado 6 marzo 2020


Blogs



Con jornadas de talleres prácticos y teóricos, coloquios y presentaciones, la fiesta de los malabares culmina con la premiación y la entrega de los diplomas de graduados a 21 estudiantes cubanos.

La VI edición del Festival Internacional de Circo Pista Joven 2020 concluye este viernes en La Habana, Cuba, cumpliendo así cuatro días de intensas actividades desarrolladas en la sede de la Escuela Nacional de Circo (ENC) y la Carpa Trompoloco.

LEA TAMBIÉN:

Provincia cuna de la literatura cubana prepara Feria del Libro

Con jornadas de talleres prácticos y teóricos, coloquios y presentaciones, la fiesta de los malabares culmina con la premiación y la entrega de los diplomas de graduados a 21 estudiantes cubanos. Muchos de ellos tuvieron la oportunidad de compartir con más de una treintena de artistas procedentes de media docena de países.

El evento fue organizado por la ENC, el Circo Nacional de Cuba, Circuba, y el Centro Nacional de Escuelas de Arte (CneArt), del Ministerio de Cultura. El espacio constituye una oportunidad para que los jóvenes artistas muestren su talento y ubiquen la enseñanza de esta manifestación entre las mejores escuelas internacionales.

La presente edición tuvo en concurso 24 obras, dividido en dos espectáculos, entre los cuales saldrán los ganadores seleccionados por los jueces, mismos que se conocerán durante la puesta en escena de la clausura.

Directores de instituciones de países de la región dedicados a la enseñanza del circo o vinculadas al área estuvieron presentes, como Niki García, de Venezuela; Gerardo Hofman, de Argentina; Elba Hernández y Héctor Izquierdo de México; y los representantes de Perú y Colombia.

  

El encuentro fue propicio para proponer la fundación de una Escuela Latinoamericana de Circo, con sede en Cuba, como espacio de intercambio de estudiantes y de profesores para ampliar el alcance de la institución a partir de los servicios académicos internacionales.

Como parte de las actividades también se le dedicó homenaje a Pedro Luis González, profesor con cinco décadas de experiencia en el sistema de enseñanza artística y a quienes han forjado la enseñanza circense en la nación caribeña, la que constituye un referente de esta manifestación en América Latina.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.