• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
La OMS refiere que, en estos momentos de pandemia, es vital mantener la confianza de la población en la capacidad del sistema sanitario.

La OMS refiere que, en estos momentos de pandemia, es vital mantener la confianza de la población en la capacidad del sistema sanitario. | Foto: teleSUR

Publicado 3 junio 2020


Blogs



La propagación de la Covid-19  ha generado una creciente demanda de los servicios sanitarios mundiales y la OMS propuso algunas orientaciones para el mantenimiento de los mismos.

La pandemia del nuevo coronavirus ha implicado un desafío para los sistemas de salud del mundo, pues la propagación de la Covid-19  ha generado una creciente demanda de los servicios sanitarios.

LEA TAMBIÉN:

¿Podría desaparecer la pandemia del coronavirus sin vacuna?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) explica que, cuando los sistemas de salud están abrumados y las personas no pueden acceder a la atención necesaria, tanto la mortalidad directa de un brote como la indirecta por condiciones prevenibles y tratables, “aumentan dramáticamente”.

En este sentido, refiere que en estos momentos es vital mantener la confianza de la población en la capacidad del sistema de salud para satisfacer de manera segura las necesidades esenciales y controlar el riesgo de infección en los establecimientos.

El organismo internacional considera que el contexto de la Covid-19 tiene el potencial de desarrollar la capacidad de los sistemas de salud durante todo el año e incluso, más allá de la pandemia.

Para ello, propuso algunas orientaciones para el mantenimiento de servicios de salud esenciales en el contexto de la pandemia.

Priorizar servicios esenciales

La campaña de vacunación es de los servicios esenciales. I Foto: EFE

La OMS detalla que, para evitar la morbilidad y mortalidad indirectas y prevenir exacerbaciones agudas de afecciones crónicas al existir interrupciones en los servicios, los países deben identificar aquellas prestaciones de salud esenciales que serán priorizados para la continuación durante la fase aguda de la pandemia.

Estas categorías de alta prioridad incluyen aquellos servicios de prevención y tratamiento de enfermedades transmisibles, incluidas las vacunas; servicios relacionados con la salud reproductiva; servicios básicos para poblaciones vulnerables, como bebés y adultos mayores;  provisión de medicamentos, suministros y apoyo de trabajadores de la salud para el manejo continuo de enfermedades crónicas, incluidas afecciones de salud mental; terapias críticas basadas en instalaciones; así como servicios auxiliares y bancos de sangre.

La OMS indica que, a medida que disminuya la carga de casos de Covid-19 y la presión asociada sobre el sistema de salud, muchos servicios que fueron suspendidos deberán ser restaurados.

Por ello, enumera una serie de acciones claves para mantener estos programas como generar una lista de servicios de salud esenciales para el país según el contexto; abordar las necesidades particulares de las poblaciones vulnerables identificar servicios de rutina y electivos que pueden suspenderse o reubicarse en áreas menos afectadas, y crear una hoja de ruta para la reducción progresiva y la restauración de los servicios.

Establecer flujo de pacientes seguro

Al sistema de salud pueden acceder personas con y sin Covid-19, por lo que en función de garantizar la entrega segura de servicios, los centros de atención primaria, clínicas y unidades de emergencia de hospitales y entornos comunitarios ad hoc, que han sido designados como sitios de atención, deben cumplir estrictas medidas de seguridad.

Todos los trabajadores de la salud deben estar preparados para asumir más responsabilidades relacionadas con el manejo inicial de síndromes clave que amenazan la vida en niños y adultos: Dificultad respiratoria, shock, estado mental alterado y lesiones.

La OMS recomienda establecer mecanismos para aislar a los pacientes en todos los sitios de atención utilizando la guía Covid-19 más actualizada; programar citas, limitar las visitas y administrar los flujos de pacientes para garantizar el distanciamiento, así como evitar aglomeraciones en las áreas de espera y crear un flujo unidireccional de pacientes y personal.

Fuerza laboral de salud

Muchos países enfrentan desafíos en la fuerza laboral de salud, incluyendo escasez o mala distribución. Al respecto, recomienda la OMS asegurar medidas críticas de apoyo que incluyan horas de trabajo apropiadas y períodos de descanso.

Proporcionar orientación, capacitación y suministros que incluyan medios de protección en tamaños apropiados para mujeres; garantizar el pago oportuno de los salarios, las bajas por enfermedad y las horas extraordinarias.

Además, sugieren que aquellos trabajadores de salud con alto riesgo de complicaciones por Covid-19 pueden necesitar ser reasignados a tareas que reduzcan su riesgo de exposición; así como ofrecer alojamiento para reducir el tiempo de viaje del personal y proteger a las familias de los trabajadores de salud de la exposición.

Disponibilidad de medicamentos esenciales

La OMS explica que, debido a los efectos del brote en otros sectores, es probable que se agoten los recursos necesarios para los demás servicios. En este caso, recomiendan que se elaboren listas de servicios, recursos, medicamentos, diagnósticos, dispositivos médicos y otros suministros para monitorear la disponibilidad.

Además, se deberá evaluar las limitaciones de la cadena de suministro y mapear los principales centros de distribución públicos y privados y determinar medicamentos esenciales o suministros que están agotados o en alto riesgo de agotamiento; valorar aquellos productos con exceso de existencias que podrían trasladarse a otras instalaciones con necesidades insatisfechas.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.