• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Los más pequeños pueden ser importantes impulsores de la propagación del SARS-CoV-2.

Los más pequeños pueden ser importantes impulsores de la propagación del SARS-CoV-2. | Foto: teleSUR

Publicado 6 agosto 2020


Blogs



Estudios afirman que menores de cinco años pueden tener 100 veces más material genético de coronavirus en sus narices.

Al inicio de la pandemia del nuevo coronavirus, las primeras informaciones presentadas empezaban a determinar los posibles grupos con mayor riesgo de ser afectados por el virus, aquellas que eran más vulnerables de ser portadores, en este grupo también se incluían a los jóvenes, aunque tuvieran un buen estado físico.

LEA TAMBIÉN:

¿Cómo ayuda el plasma a las personas con Covid-19?

En las siguientes investigaciones científicas se demostró que la Covid-19 era más compleja de lo que se había previsto, y su incidencia podía llegar a todos.

De acuerdo con los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) cualquier persona corre riesgo de contraer Covid-19 si se ve expuesta al virus.

Por su parte, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) explica que, tanto las personas mayores como aquellas con patologías subyacentes como la diabetes, la hipertensión arterial, las cardiopatías, las enfermedades pulmonares o el cáncer, “parecen tener síntomas más graves que las demás personas” ante la pandemia de la Covid-19.

Sin embargo, esto no quiere decir que todas las demás personas están exentas de riesgo, sino que solo implica que dichos grupos pudieran con mayor frecuencia necesitar hospitalización, cuidados intensivos o respiradores.

En cuanto a la falsa asunción de que los de menor edad tienen bajas posibilidades de contraer la enfermedad, la propia Organización Mundial de la Salud (OMS) aclaró hace varios meses que los niños y los adolescentes tienen las mismas probabilidades de infectarse que cualquier otro grupo de edad y pueden propagar la enfermedad.

“Las pruebas hasta la fecha sugieren que los niños y los adultos jóvenes tienen menos probabilidades de desarrollar una enfermedad grave, pero con todos se pueden dar casos graves en estos grupos de edad.  Los niños y los adultos deben seguir las mismas pautas de cuarentena y aislamiento si existe el riesgo de que hayan estado expuestos o si presentan síntomas”, explicaba el organismo internacional.

Pero la vinculación de los más jóvenes con la Covid-19, recientemente ha dado un vuelco, a la luz de recientes investigaciones que han arrojado nuevas evidencias que deben ser tenidas en cuenta, fundamentalmente, ante la flexibilización de las medidas de confinamiento y la vuelta a las aulas en algunos países del mundo.

Niños pequeños, grandes portadores

Niños y jóvenes pueden ser grandes propagadores de la Covid-19.  | Foto: Freepik

Según un estudio difundido por la revista médica de la American Medical Association, JAMA Pediatrics, los menores de cinco años pueden tener hasta 100 veces más nivel de material genético de coronavirus en sus narices que los niños más grandes y los adultos.

Los autores de la investigación refieren que los más pequeños de la casa “pueden ser importantes impulsores de la propagación del SARS-CoV-2 en la población general”, en un contexto en el que transcurren los debates sobre el grado de transmisión del virus en los menores, así como la pertinencia de abrir guarderías y escuelas.

De acuerdo con este informe, las pruebas de hisopado nasal realizadas en Chicago a 145 pacientes, de ellos 46 niños menores de cinco años, 51 fueron de cinco a 17 años de edad, y 48 adultos de 18 a 65 años de edad, arrojaron que “las diferencias observadas en los valores medios entre niños pequeños y adultos se aproximan a una cantidad de Sars-CoV-2 de diez a 100 veces mayor en el tracto respiratorio superior de los niños pequeños”.

Este resultado representa que “los niños son susceptibles a la infección por el coronavirus SARS-CoV-2, pero generalmente presentan síntomas leves en comparación con los adultos. Los niños impulsan la propagación de enfermedades respiratorias y gastrointestinales en la población”.

No obstante, aclara que la información “sobre los niños son fuentes de la propagación del SARS-CoV-2 es escasa”, de ahí que se califique de “potenciales” transmisores.

En tanto, el estudio también argumenta que, aunque los primeros informes sobre la Covid-19 en el mundo no encontraron pruebas sólidas de que los niños fueran los principales contribuyentes a la propagación del Sars-CoV-2, el cierre de las escuelas tampoco contribuyó a que se realizaran investigaciones a gran escala para confirmar o no estas instituciones docentes como  fuente de transmisión comunitaria.

 “Los hábitos de comportamiento de los niños pequeños y los lugares cerrados en las escuelas y guarderías suscitan preocupación por la amplificación del SARS-CoV-2 en esta población a medida que se flexibilizan las restricciones de salud pública”, advierten los científicos.

Al respecto, la viróloga y especialista en enfermedades infecciosas en el Hospital de Investigaciones para Niños St. Jude de Memphis, doctora Stacey Schultz-Cherry, habló sobre la importancia de los resultados de esta investigación ante quienes dicen que “los niños no son susceptibles, los niños no se infectan", a lo que la especialista responde que "esto muestra claramente que eso no es cierto. Creo que este es un primer paso importante, muy importante para comprender el papel que los niños juegan en la transmisión“.

Jóvenes, tan vulnerables como los adultos mayores

El pasado viernes 31 de julio, el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, señaló que los adultos mayores y los jóvenes son los más vulnerables de ser infectados por el SARS-Cov-2 durante la flexibilización de las medidas de confinamiento.

Una reciente investigación de esa organización internacional también arrojó que son los jóvenes quienes se encuentran liderando el aumento de nuevos casos de Covid-19 en todo el mundo, pues en aproximadamente cinco meses se ha triplicado la proporción de personas infectadas con edades entre los 15 y los 24 años de edad.

Este estudio de la OMS señala que, entre el 24 de febrero y el 12 de julio a aproximadamente, estudió 6 millones de contagios registrados, identificando que la cantidad de pacientes entre 15 y 24 años de edad creció desde el 4,5 por ciento al 15 por ciento.

Asimismo, advirtió que varias naciones como Estados Unidos (EE.UU.), España, Alemania, Japón y Francia, han reportado que entre los casos recientes de contagio por Covid-19, una gran parte son jóvenes.

Por su parte, el médico estadounidense especializado en inmunología, Anthony Fauci, ha instado precisamente a los más jóvenes a continuar con el distanciamiento social, emplear mascarillas y evitar las multitudes.

Mientras, el titular de la OMS reiteró la vulnerabilidad de los jóvenes, a quienes recordó que "no son invencibles", pues también se pueden contagiar, transmitir el virus y morir.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.