• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
ONU considera que, para mujeres y niñas, el deporte es una poderosa herramienta para desafiar los estereotipos de género.

ONU considera que, para mujeres y niñas, el deporte es una poderosa herramienta para desafiar los estereotipos de género. | Foto: teleSUR

Publicado 15 julio 2020


Blogs



Organizaciones alertan que, de no escuchar a las mujeres, puede que no tomen en cuenta sus necesidades ante la Covid-19.

La agencia de las Naciones Unidas para la igualdad de género y el empoderamiento (ONU Mujeres) ha indicado que, a lo largo del último año, las mujeres han acaparado una “atención sin precedentes” en el mundo de los deportes. Sin embargo, alerta que la pandemia del nuevo coronavirus pone en riesgo estos avances ante la cancelación o postergación de eventos.

LEA TAMBIÉN:

¿Son las mujeres las más vulnerables a la Covid-19?

La organización considera que se ha creado consciencia y movilización  “alrededor de la participación y el liderazgo de las mujeres en los deportes, la igualdad de remuneración, las políticas de protección, su representación en los medios de comunicación y los incentivos para que las niñas practiquen deportes”.

Los impactos de la Covid-19 en el ámbito deportivo para niñas y mujeres pueden evidenciarse en disímiles áreas como liderazgo, violencia basada en el género, oportunidades económicas, participación y representación en los medios de comunicación.

Liderazgo femenino

Las mujeres en el deporte han estado subrepresentadas en los roles de liderazgo de las organizaciones deportivas, siendo excluidas de los procesos de toma de decisiones en el sector y, en consecuencia, según explica ONU Mujeres, existen menos féminas que hombres involucradas en el proceso de evaluar el impacto de la Covid-19 en el deporte.

Por tanto, advierte que, en la medida en la que no se escuche a las mujeres y las niñas y estas no tomen un papel activo en la búsqueda de soluciones, “es muy probable que no se tomen en cuenta sus experiencias y puntos de vista y no se aborden sus necesidades específicas. Se ha demostrado que, en el ámbito deportivo, la participación de las mujeres en la toma de decisiones se traduce en la formulación de políticas sensibles al género”.

Participación

“Las medidas de confinamiento, los programas de deporte para el desarrollo y las clases de educación física también se están cancelando, suspendiendo o reinventando por completo. Los pocos programas de deporte para el desarrollo dirigidos a las niñas han enviado a estas jugadoras a casa, en donde a menudo enfrentan situaciones precarias”, alerta ONU Mujeres.

En el caso de las niñas, adolescentes y jóvenes, la ausencia de actividades físicas, el aislamiento social y otras situaciones económicas que afectan a las familias, podrían contribuir a elevar los niveles de estrés, ansiedad, soledad y depresión, los que “representan desafíos para su salud mental y su bienestar”.

Si bien algunas escuelas han trabajado por llevar programas en línea que propongan actividades de educación física y deportivas, aún hay niñas, adolescentes y jóvenes que no pueden participar, pues no cuentan con acceso a Internet o, en otros casos, el trabajo de cuidados y las labores domésticas les impiden su participación.

Igualmente, el organismo refiere que, luego del cese de las medidas restrictivas y el retorno a las escuelas, “muchas niñas no podrán regresar a la práctica deportiva, ya que los papeles tradicionales volverán a afianzarse y sus contribuciones a la economía y el cuidado de la familia serán vistos como necesarios para el bienestar e incluso la sobrevivencia de las familias, haciendo que el ‘lujo’ de su práctica deportiva pase a un segundo plano”.

Violencia de género en el deporte

Ante el confinamiento y la actividad deportiva paralizada, la situación se complejiza para mujeres y niñas, pues en varios casos tienen como referentes, al momento de buscar apoyo contra la violencia de género, a sus compañeras de equipo y entrenadoras o entrenadores.

Muchas de ellas, “con condiciones sumamente vulnerables, no tienen acceso a una conexión de Internet y se encuentran completamente aisladas de sus amistades y las personas adultas en las que confían”. Además, al regresar a la práctica deportiva, algunas corren el riesgo de no volver a sus deportes debido a los traumas experimentados durante el confinamiento.

Economía, mujeres y deportes

La crisis económica durante la pandemia, asociada a los deportes, puede afectar a las mujeres y las niñas. Según ONU Mujeres, las disminuciones en los niveles de recaudación “podrían llevar a los clubes, los equipos y otras organizaciones a volver a priorizar las inversiones en los deportes ‘tradicionales’, es decir, los masculinos”.

Reducciones salariales, cancelaciones de contratos y cierre de clubes, podrían sumarse a la disminución de plantillas laborales con las que profesionales y personal de apoyo femenino perderían sus empleos.

En este sentido, la organización internacional de futbolistas FIFPro advierte que, “debido a la falta de contratos, muchas jugadoras carecen de acceso a las medidas de protección social que los Gobiernos ofrecen a la población desempleada o no pueden beneficiarse del apoyo de sindicatos”.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.