• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
El despliegue del Ejército en Bolivia como pretexto al enfrentamiento de la Covid-19 ha servido para reprimir las exigencias de la población de mejor manejo de la pandemia al Gobierno de facto.

El despliegue del Ejército en Bolivia como pretexto al enfrentamiento de la Covid-19 ha servido para reprimir las exigencias de la población de mejor manejo de la pandemia al Gobierno de facto. | Foto: EFE

Publicado 12 mayo 2020


Blogs



La semana pasada un oficial de las Fuerzas Armadas murió a causa de la Covid-19.

El expresidente de Bolivia Evo Morales criticó este martes al Gobierno de facto de su país por exponer al Ejército a la Covid-19 al usarlo como instrumento de represión.

LEA TAMBIÉN:

Policía de Bolivia pone en aislamiento a 250 presos de Palmasola

De acuerdo con el exmandatario, en las calles del país se vive un ambiente en el que se encuentran militares y armamentos en las calles como solía suceder en las épocas de las dictaduras.

Asimismo se refirió al peligro que esos hechos representan para el propio personal militar. “Tanques en las calles, militares en los barrios, aviones de guerra en nuestros cielos, exponiendo a los soldados al virus sin ninguna consideración”, dijo.

Además, Evo señaló los actos de corrupción entre los uniformados, al cumplir tareas que no corresponden a las fuerzas armadas. También destacó que de mantenerse la situación el sector militar podría entrar en una de las crisis más importantes de su historia, arrastrado por el Gobierno de facto de Jeanine Áñez.

Estas denuncias del expresidente boliviano ocurren en el contexto de las tensiones en todo el país por el manejo de la administración de facto de la crisis sanitaria provocada por la Covid-19. Este lunes sucedió una violenta jornada en el botadero de K’ara K’ara, región de Cochabamba.

La Empresa Municipal de Servicios de Aseo (Emsa) suspendió la recogida de basura en la ciudad tras el “petardazo” y “cacerolazo”, que aconteció este domingo para exigir el fin de la cuarentena

Los manifestantes piden la renuncia de la presidenta de facto Jeanine Áñez y del ministro de Gobierno, Arturo Murillo, al cumplirse cinco meses de la salida del presidente Evo Morales. Sin embargo, fueron desalojados en la noche por los policías y militares en medio de duros enfrentamientos, en los que los vecinos reportaron un herido de balín.

En tanto, la Policía detuvo a varios manifestantes con petardos y bombas caseras. En la noche, el contingente militar respondió a las protestas con una gasificación.

Asimismo, autoridades y expertos han  alertado sobre el peligro que representa desplegar esas fuerzas en la crisis sanitaria que vive el país.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.