• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
La ONU y la OMS han enfatizado que, cuando sea producida la vacuna contra la Covid-19, debe estar a disposición de toda la población.

La ONU y la OMS han enfatizado que, cuando sea producida la vacuna contra la Covid-19, debe estar a disposición de toda la población. | Foto: teleSUR

Publicado 15 junio 2020


Blogs



La rápida propagación del virus, tras casi seis meses después de haber aparecido, ha incentivado a investigadores y laboratorios del mundo a acelerar el proceso para la creación de una vacuna.

La pandemia del nuevo coronavirus ha afectado a más de 8 millones de personas en el mundo, con más de 438.000 fallecidos, hasta la fecha,  por lo que varios países continúan trabajando en desarrollar, junto a científicos e investigadores,  una vacuna, fármacos y tratamientos que puedan hacer frente de manera efectiva a la Covid-19.

LEA TAMBIÉN:

¿Cómo surge la primera vacuna en el mundo?

Sobre la obtención de una vacuna durante este año, la directora del departamento de Salud Pública y Medio Ambiente de la Organización Mundial de la Salud (OMS), María Neira, descarta esa posibilidad, pues podrían transcurrir “entre 10 o 12 meses”; pero afirma que otros tratamientos para la Covid-19 podrían ser funcionales.

Para el director del Centro de Investigación de Enfermedades Infecciosas de la Universidad de Laval en Quebec, Canadá, Gary Kobinger, existe “una probabilidad muy alta de ver surgir una vacuna para el coronavirus en los próximos meses", pues se está “tratando de comprimir entre 15 y 20 años de desarrollo de vacunas en un solo año".

A pesar de los pronósticos de obtención de un tratamiento efectivo contra la Covid-19 durante el año, según el rastreador de vacunas de coronavirus del medio The New York Times, investigadores de todo el mundo están desarrollando más de 135 vacunas.

De acuerdo con sus datos, existen más de 125 vacunas en fase de pruebas preclínicas; otras ocho se encuentran en pruebas de seguridad de la fase uno, momento en el que se administra a un pequeño número de personas “para evaluar la seguridad y la dosificación, así como para confirmar que estimula el sistema inmunitario”.

Mientras, otras ocho vacunas están en pruebas ampliadas de la fase dos, cuando se le administra a cientos de personas divididas en grupos, como niños y ancianos, para ver si actúa de manera diferente en ellos.

Finalmente, dos vacunas se encuentran en ensayos de eficacia de la fase tres, etapa en la que se suministra a “miles de personas y esperan para ver cuántos se infectan, en comparación con los voluntarios que recibieron un placebo”.

Países y laboratorios que desarrollan una vacuna

Rusia

Los desarrolladores rusos comenzaron, a inicios de junio, pruebas clínicas con Avifavir, un tratamiento que podría resultar eficaz contra en nuevo coronavirus. Al respecto, el Centro de alta tecnología, ChemRar, "el Avifavir es el primer medicamento antiviral de acción directa registrado en Rusia que ha demostrado efectividad contra la Covid-19 en pruebas clínicas".

Posterior al Avifavir, registró el Levilimab, un nuevo medicamento que puede ayudar a aliviar las complicaciones más severas causadas por la Covid-19, y que tiene por objetivo frenar la llamada "tormenta de citoquinas", reacción común cuando el sistema inmunitario responde de forma exagerada al virus y la inflamación excesiva.

En cuanto a la obtención de una vacuna, este domingo el Gobierno ruso anunció que comenzará a producir en septiembre grandes dosis de una vacuna contra la Covid-19. En este sentido, la viceprimera ministra rusa, Tatiana Gólikova, explicó que las pruebas clínicas serán realizadas en julio próximo, mientras que en agosto se efectuará el registro estatal y en septiembre iniciará la producción.

A su vez, el director del Centro Nacional de Investigación de Epidemiología y Microbiología Gamalei, Alexandr Gintsburg, informó que esta vacuna se prepara sobre la base del ADN de un adenovirus del tipo SARS-CoV-2, la cual ha sido experimentada de manera con la ayuda de voluntarios del propio centro, quienes han registrado buen estado de salud y han desarrollado inmunidad ante el virus.

En Rusia, cerca de diez centros científicos trabajan para crear una vacuna y otros medicamentos que puedan ser útiles en el tratamiento de la Covid-19.

China

La compañía biotecnológica Shanghai Junshi Biosciences comenzó, desde el pasado 10 de junio, una investigación para probar un potencial tratamiento de anticuerpos contra la Covid-19 en personas no infectadas.

Según explicó el director de esta empresa, Feng Hui, el anticuerpo, aislado de la sangre de los pacientes recuperados, podría proteger de contraer la Covid-19 a aquellas personas sanas con riesgos altos de contagio, como los ancianos y trabajadores médicos.

Sobre la necesidad de crear otro tipo de tratamientos, Feng aseguró que si bien "las vacunas son baratas y adecuadas para la inmunización en todo el país”, las personas mayores “con una inmunidad relativamente débil pueden no tener una respuesta tan sólida a estas como los adultos y los niños sanos", por lo que los anticuerpos pueden ayudar a la protección de esos grupos vulnerables.

China también trabaja en el desarrollo de potenciales vacunas. A mediados de mayo, cinco de estos fármacos pasaron a la fase III de ensayos, donde más de 2.000 participantes fueron inoculados. Las autoridades de la Comisión Nacional de Sanidad anunciaron así que iniciarían su tercera fase de desarrollo en julio.

Por su parte, el director del Centro de Control y Prevención de Enfermedades de China, Gao Fu, señaló que las vacunas que están más avanzadas podrían encontrarse disponibles a principios de 2021, para ser empleadas en personas sanas.

EE.UU.

En Cambridge, Massachusetts, la compañía biotecnológica Moderna anunció que en julio próximo iniciarían la tercera fase  y final de su vacuna contra la Covid-19. En esa etapa, participarán unas 30.000 personas, de quienes se espera evitar sintomatologías del virus, así como prevenir la infección y la aparición de pacientes severos.

Paralelamente, las autoridades de la farmacéutica multinacional Johnson & Johnson anunciaron que las pruebas en humanos de la vacuna que tienen en estudio se adelantarán al mes de julio, previstas en un inicio para septiembre.

En un comunicado oficial, explicó que en la segunda quincena de julio comenzarán los ensayos de la vacuna en Estados Unidos (EE.UU.) y en Bélgica, con 1.045 adultos saludables de entre 18 y 55 años, y otros mayores de 65 años.

Dinamarca

Según autoridades danesas, una vacuna desarrollada por investigadores en el país muestra ya resultados alentadores durante las pruebas en ratones.

Al respecto, un equipo de investigadores del Departamento de Inmunología y Microbiología de la Universidad de Copenhague aseguraron que han estado probando un candidato vacunal  “en ratones y hemos logrado respuestas inmunitarias positivas. Es un paso importante en el camino”.

De acuerdo con el líder del equipo de la Universidad de Copenhague, el profesor Ali Salanti, luego de la vacuna, los animales produjeron grandes cantidades de anticuerpos capaces de neutralizar el SARS-CoV-2, por lo que los primeros ensayos clínicos en humanos se iniciarán en los próximos seis meses.

Colaboración para una vacuna

A mediados de abril pasado, el secretario general de Naciones Unidas (ONU), António Guterres, instó a la creación de una coalición internacional que pueda acelerar la elaboración de una vacuna eficaz contra la Covid-19, la que debía “considerarse un bien público global”.

De esta forma, se han creado diferentes alianzas y grupos de cooperación, donde las principales corporaciones farmacéuticas se han comprometido a no buscar ganancias mientras esté la pandemia.

Con este sentido se creó, por ejemplo, la “Alianza por una Vacuna Inclusiva”, conformada por Francia, Italia, Alemania, y Países Bajos, quienes colaboran con la compañía sueco-británica AstraZeneca para producir una vacuna destinada a los países de Europa.

AstraZeneca realiza pruebas clínicas con la intención de producir entre 300 y 400 millones de dosis de vacuna a partir de finales de este año. Unas 10.000 personas ya están participando en un ensayo clínico a gran escala, mientras que se realizará a cabo una prueba adicional con 30.000 participantes.

América Latina, por su parte, apuesta por fortalecer sus mecanismo como la Alianza Bolivariana para los Pueblos de nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP) en aras de que se garantice a todo el bloque la vacuna contra la Covid-19.

En este sentido, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ratificó como una de las decisiones de la reunión virtual efectuada la pasada semana entre presidentes, primeros ministros y cancilleres, que la ALBA-TCP debía tener la vacuna apenas garantizada en calidad y en cantidad para toda la población de los países que conforman esa alianza.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.