• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Unesco asegura que las distintas expresiones artísticas han devenido la cura espiritual para el alma de los pueblos ante la pandemia.

Unesco asegura que las distintas expresiones artísticas han devenido la cura espiritual para el alma de los pueblos ante la pandemia. | Foto: teleSUR

Publicado 10 julio 2020


Blogs



En varios países de la región, la cultura se convirtió en instrumento vital para enfrentar el desafío de la Covid-19.

La crisis derivada de la pandemia del nuevo coronavirus no solo ha impactado a la salud y la economía, sino también a otras áreas como la gastronomía, el turismo y la cultural, sector que se ha visto afectado en gran parte del mundo por la suspensión de diversas actividades.

LEA TAMBIÉN:

¿Cómo impacta la Covid-19 en el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible?

De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), la cultura en América Latina y el Caribe está siendo afectada severamente por esta situación, pues “Gobiernos y pueblos realizan denodados esfuerzos por salvaguardar su rico acervo cultural, a la vez que emplean los infinitos recursos de la creación, en todas sus manifestaciones, para mitigar los efectos devastadores de esta pandemia”.

Varias han sido las decisiones adoptadas en este sector para proteger a la población del contagio con la Covid-19, así como para “mitigar los efectos de la pandemia en el ecosistema cultural y proteger económicamente a los artistas y trabajadores culturales”.

Además, muchas han sido las iniciativas creativas que se han desarrollado en función de “que la cultura continúe floreciendo, desde las más variadas plataformas e instrumentos digitales”.

Cuba, Jamaica y Haití

Diferentes conciertos en línea y televisados llegaron a los hogares cubanos. I Foto: Juventud Rebelde. 

La cultura, en todos los países caribeños, se convirtió en instrumento vital para enfrentar el desafío de la Covid-19. En el caso de Cuba, desde la llegada de la pandemia en marzo, el Ministerio encargado del sector pospuso los eventos artísticos, así como los espectáculos, conciertos y bailables en teatros, cines, casas de la música y centros culturales.

No obstante, se realizó una semana cargada de conciertos en línea; incentivó el conocimiento del patrimonio cultural a través de las redes sociales; e inició los recorridos virtuales por museos, casas natales, complejos históricos.

Mientras, en Jamaica, autoridades culturales incentivaron un teletón virtual de seis horas, que recaudó más de 50 millones de fondos para los trabajadores de primera línea como médicos y enfermeras, y donde a través de la música reggae de esa nación, se llevó inspiración y esperanza al mundo.

En Haití, la mayoría de las iniciativas estuvieron enfocadas hacia los museos, incentivando las visitas en línea a algunos de los espacios más representativos como el Museo numismático, el del panteón nacional haitiano, y el de etnología haitiana.

Venezuela, San Martín y Guatemala

Venezuela llevó un paso más allá el empleo de sus instalaciones artísticas y la atención a los trabajadores del sector. Desde inicios del mes de marzo, en ese país fue abierto el Servicio Médico del Ministerio para la Cultura (MPPC) en las instalaciones del Teatro Teresa Carreño, en Caracas (capital), donde se atendió de forma integral a artistas, cultores, creadores y trabajadores del sector.

Además, el Centro Nacional del Libro puso a disposición del público “la descarga libre de obras literarias digitales para el disfrute de la lectura en casa en medio de la cuarentena colectiva social”.

Se imprimieron obras específicas para la lectura de los más pequeños en casa, y se ofrece desde la llegada de la pandemia varias colecciones de obras pictóricas de los países de la región, a través de la plataforma del Museo de América Latina y el Caribe.

Por su parte, San Martín puso la cultura a la disposición de todos con el proyecto “Amuseum @Home”, un programa de aprendizaje en el hogar “que trata sobre la naturaleza y el patrimonio” del país, y que permite descargar libros y mirar películas gratis sobre esa nación. En tanto, Guatemala dedicó sus esfuerzos en llevar la historiografía a los hogares, con visitas virtuales a sus instalaciones museísticas.

Argentina y México

Cultura en casa, así se denominó al “caleidoscopio de contenidos culturales federales” que se incentivó desde las instituciones argentinas, en el que participaron más de 300 artistas “titiriteros, acróbatas, cantantes, artesanos y artesanas, actrices y actores, artistas plásticos, músicas y músicos representativas de cada región del país”, con el objetivo de llegar a todos los hogares.

Asimismo, con el empleo de la televisión nacional, se desarrollaron programas en el que grupos y solistas de todas las provincias llevan sus obras desde sus hogares a las casas argentinas. Además, se creo la plataforma de aprendizaje en línea “Formar cultura”, que brinda “recursos digitales para hacedores culturales”.

Ante la pandemia en México, la Secretaría de Cultura y el Gobierno acordaron continuar la actividad cultural durante la contingencia, y a través de Facebook y Twitter se compartieron impresiones 3D, vuelos de dron e imágenes 360°, de monumentos históricos y zonas arqueológicas mexicanas.

De igual forma se preparó el espacio de cultura digital y de libre acceso “Contigo en la distancia: cultura desde casa”, con el que la Secretaría de Cultura preparó “recorridos por museos y zonas arqueológicas, películas, libros, conciertos, conferencias, documentales, obras de teatro, audios, aplicaciones y mucho más”.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.