• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Uno de los efectos a corto plazo de la pandemia de la Covid-19 será un fuerte aumento de la inseguridad alimentaria en el continente africano.

Uno de los efectos a corto plazo de la pandemia de la Covid-19 será un fuerte aumento de la inseguridad alimentaria en el continente africano. | Foto: teleSUR

Publicado 17 junio 2020


Blogs



Cerca de 23 países del continente corren un riesgo extremo de mortalidad por Covid-19, pues registran un bajo número de camas de hospital, y una alta cifra de mortalidad por enfermedades infecciosas y respiratorias.

La pandemia del nuevo coronavirus, que ya ha afectado más de 8 millones de personas en el mundo, se acelera en África y, de acuerdo con datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en solo una semana, el número de nuevos casos y muertes por Covid-19 aumentó en más del 25 por ciento.

LEA TAMBIÉN:

La infancia en África entre el conflicto y la pobreza

Al respecto, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) refiere que, aunque es pronto para conocer todos los efectos de la Covid-19 en esta región, la experiencia ha sido desigual, por lo que “hay motivos de preocupación”.

También advierte que la pandemia podría dejar entre 83.000 y 190.000 personas en 47 países de África en el primer año, dependiendo principalmente de las respuestas de los Gobiernos; mientras que los efectos socioeconómicos residuales podrían prolongarse durante años.

Impactos en la salud

La ONU explica en un informe que los países africanos, con el apoyo de sus asociados, pueden adoptar medidas para mejorar la capacidad de los análisis, “acceder a los suministros médicos y participar en las investigaciones sobre vacunas y tratamientos; mejorar la producción y la innovación mediante la colaboración entre países africanos”.

Asimismo, sugieren facilitar el despliegue de los trabajadores sanitarios procedentes de la comunidad, una acción que resultó durante las crisis sanitarias anteriores; además de aumentar las capacidades del personal médico aprovechando, entre otras cosas, la experiencia de la diáspora. Mientras, consideran que una vez que se descubran vacunas o tratamientos médicos para la Covid-19, “es fundamental que África pueda acceder a ellos en igualdad de condiciones”.

En cuanto al impacto del nuevo coronavirus en África, indican que cerca de 23 países del continente corren un riesgo extremo de mortalidad por Covid-19, ante un bajo número de camas de hospital, siendo menos de dos por cada 1.000 personas. 

Paralelamente, la pandemia agrava la carga de los sistemas de salud, y “el acceso limitado a suministros y equipos relacionados con la Covid-19, como el material necesario para realizar pruebas diagnósticas, equipos de protección personal, respiradores y productos farmacéuticos”.

Efectos socioeconómicos

La pandemia ha traído diversas consecuencias económicas y sociales por lo que la respuesta mundial, según la ONU, necesitará un paquete integral de medidas que represente más del 10 por ciento del producto interno bruto mundial. “En el caso de África, esto supondría más de 200.000 millones de dólares”.

En ese continente, los trabajadores del sector informal, quienes representan el 85,8 por ciento de la fuerza de trabajo, no pueden cumplir las medidas de distanciamiento social y de permanencia en el hogar sin graves consecuencias para su vida y sus medios de subsistencia. Además, “casi el 90 por ciento de las trabajadoras de África desarrollan su actividad en el sector informal, sin protección social”, por lo que los hogares encabezados por mujeres corren un riesgo especialmente grave.

En tanto, se han registrado depreciaciones en los tipos de cambio y se pronostica una disminución del PIB del continente. En este sentido, la Comisión Económica para África de las Naciones Unidas (CEPA) proyecta una tasa de crecimiento del 1,1 por ciento en 2020, y una contracción del -2,6 por ciento en el peor, “lo que privaría a 19 millones de personas de sus medios de subsistencia y, dadas las deficiencias de los programas de protección social en África, empujaría a la pobreza a un máximo de 29 millones de personas”.

En aras de enfrentar esta situación, el continente necesitará, además, que se conceda una moratoria general de la deuda de los países africanos, junto con mecanismos integrales para que la deuda sea más sostenible.

Otras medidas que la ONU recomienda aplicar deben incluir ayudas directas para que los hogares se mantengan a flote y las empresas sigan siendo solventes. 

Crisis alimentaria

Uno de los efectos a corto plazo de la pandemia será un fuerte aumento de la inseguridad alimentaria, “con perturbaciones de la cadena de suministro de alimentos en le mundo que podrían llegar a ser devastadoras”.

En este escenario, África se verá profundamente afectada, pues la región es importadora neta de productos agrícolas y alimentarios, y si la economía no se controla, “probablemente se convertirá en una crisis alimentaria grave que podría tener consecuencias para la paz y la seguridad”.

Además, explica la ONU que junto con la pandemia, una segunda oleada de langosta del desierto amenaza a África oriental. “Se calcula que será 20 veces peor que la que en febrero afectó a ocho países de la región, que fue la peor de los últimos 70 años. La combinación de estos factores representa una amenaza alarmante para la seguridad alimentaria y los medios de vida en el Cuerno de África”.

 

En cuanto a la respuesta necesaria, la organización internacional detalla que es importante dar prioridad a la agricultura, para lo cual se debe declarar como un sector crítico no sujeto a interrupciones relacionadas con las medidas de lucha contra la Covid-19.

Asimismo, para garantizar la seguridad alimentaria hay que proteger los corredores de alimentos y apoyar a los agricultores para que no haya interrupciones en el suministro.

“Se debe prestar atención a las regiones y comunidades donde los riesgos son más acuciantes, fortalecer los sistemas de protección social y salvaguardar el acceso a los alimentos y la nutrición por parte de los grupos más vulnerables, especialmente los niños y niñas más jóvenes, las mujeres embarazadas y que amamantan, las personas de edad y otros grupos de riesgo”, agrega el informe de la ONU.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.