• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
"Los medios sobredimensionan lo que ocurre en Sudán y además señalan a al Bashir de dictador", señaló el investigador Yoslán Silveiro González.

"Los medios sobredimensionan lo que ocurre en Sudán y además señalan a al Bashir de dictador", señaló el investigador Yoslán Silveiro González. | Foto: Reuters

Publicado 10 abril 2019

Fuertes protestas se han presentado en el país africano desde diciembre de 2018, sin embargo analistas consideran que se trata de una crisis coyuntural.

Desde diciembre del año pasado, Sudán registra fuertes protestas y violentas manifestaciones protagonizadas por grupos de oposición al presidente Omar al Bashir.

LEA TAMBIÉN: 

Papa Francisco: Europa y EE.UU. alimentan guerras en el mundo

En este marco, el mandatario sudanés decretó el estado de emergencia, lo que implica que no se pueden llevar a cabo ningún tipo de concentraciones ni manifestaciones sin la autorización formal del Estado, sin embargo, movimientos políticos y sociales de oposición han hecho caso omiso a tal indicación.

Hasta el momento, fuentes oficiales del Gobierno han reportado 22 personas fallecidas, más de 100 heridos y casi 3.000 ciudadanos arrestados desde el inicio de las protestas.

Crisis de Darfur

La llamada crisis de Darfur remite al genocidio (considerado el más grande producido en África) ocurrido en la zona occidental del país hace 16 años, donde grupos irregulares y fuerzas de seguridad del Estado protagonizaron violentos enfrentamientos.

Esta crisis todavía en la actualidad presenta sus estragos ya que se contabilizaron hasta 400.000 muertos, además de dos millones de desplazados. En 2007, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) calificó este genocidio a gran escala como un crimen contra la humanidad, lo que propició su intervención en 2011.

La Unión Africana se opuso a la acusación de Omar al Bashir por parte de la CPI. | Foto: teleSUR

División de Sudán en 2011 y sus consecuencias

Para comprender quien puede estar detrás de las recientes protestas en Sudán, se debe recordar la intervención del país en 2007, por parte de fuerzas de la ONU y Estados Unidos (EE.UU.), y la posterior división territorial en 2011 que llevó al control estadounidensede de lo que ahora se conoce como Sudán del Sur, apropiándose cerca del 85 por ciento de la producción petrolera.

El investigador Yoslán Silveiro González señala que la separación del país acentuó la actual crisis económica y política, resaltando que la división resultó en la pérdida de las tres cuartas partes de los recursos petroleros.

Silveiro González asegura que las actuales manifestaciones responden a una crisis de carácter coyuntural, con vinculación a una situación económica que ha tomado características sistémicas, a la que se suman elementos de la política interna.

Aunque el presidente al Bashir reconoce la existencia de una crisis económica en Sudán, el investigador Silveiro considera que no se puede saber aún hasta que punto escalarán las protestas y si realmente podrían resultar eventualmente en un cambio de Gobierno.

Acusación contra Omar al Bashir

La Corte Penal Internacional (CPI) acusó a al Bashir en 2009 de supuestos crímenes de guerra ocurridos en Darfur, acusación sin precedentes por tratarse de un mandatario aún en funciones.

El investigador recordó que la gestión de al Bashir es abiertamente reconocida en oposición a intereses estadounidenses, por lo que se habla de EE.UU. como un Gobierno que presiona en conjunto con la Unión Europea (UE) en búsqueda de su derrocamiento.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.