• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
El anuncio fue hecho a través de un comunicado leído por el cardenal Leopoldo Brenes, quien agregó que este diálogo busca evitar protestas violentas.

El anuncio fue hecho a través de un comunicado leído por el cardenal Leopoldo Brenes, quien agregó que este diálogo busca evitar protestas violentas. | Foto: Reuters

Publicado 24 abril 2018

El mandatario Daniel Ortega invitó a la Iglesia católica el pasado domingo a participar del diálogo como garante de paz.

La Conferencia Episcopal de Nicaragua aceptó este lunes servir como mediadora y testigo del diálogo entre el Gobierno del presidente Daniel Ortega y el Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep).

El anuncio fue hecho a través de un comunicado leído por el cardenal Leopoldo Brenes, quien agregó que este diálogo busca evitar protestas violentas.

"Para facilitar el clima de diálogo consideramos esencial e imperativo que tanto gobierno como cada miembro de la sociedad civil: evite todo acto de violencia, de irrespeto a la propiedad pública y privada y prevalezca un clima sereno y de absoluto respeto a la vida humana de todos y cada uno de los nicaragüenses", refiere el comunicado.

La vicepresidenta Rosario Murillo saludó la iniciativa, al tiempo que el jefe de Estado resaltó: "Pidamos a Dios fortaleza para seguir luchando por la paz y la reconciliación".

En contexto

El mandatario Daniel Ortega invitó a la Iglesia católica el pasado domingo a participar del diálogo como garante de paz, al tiempo que reiteró su llamado a un diálogo amplio sobre las reformas de leyes del seguro social, reformas tributarias, entre otros temas.

Asimismo, el Consejo Directivo del Instituto Nacional de Seguridad Social (INSS) derogó la resolución 1317 del 16 abril de este año. 

El Gobierno aprobó la reforma al INSS tras varias mesas de negociación durante 2017, con el objetivo de distribuir responsabilidades entre las empresas y los trabajadores, y así evitar la privatización del servicio.

Foto: EFE

Durante una serie de protestas que iniciaron el 20 de abril contra la reforma del seguro, al menos 11 personas perdieron la vida cuando grupos violentos intentaban ocupar la sede de la alcaldía de Tipitapa, hecho que fue calificado por la vicepresidenta del país, Rosario Murillo, como un crimen de odio.

Por otro lado, grupos vandálicos incendiaron las instalaciones del Centro Universitario de la Universidad Nacional (CUUN) de León, el Hospital Escuela Oscar Danilo Rosales, entre otras.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.