• Señal en Vivo
  • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
"Los vamos a matar, total nadie los va a reclamar", dijo uno de los prefectos a los jóvenes cuando los secuestraron y torturaron.

"Los vamos a matar, total nadie los va a reclamar", dijo uno de los prefectos a los jóvenes cuando los secuestraron y torturaron. | Foto: @ceprodh

Publicado 23 septiembre 2018

Los jóvenes fueron detenidos sin motivo alguno y sometidos a torturas por parte de los prefectos. 

El pasado viernes 21 de septiembre el Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional N° 9 de la Capital Federal condenó a seis prefectos por torturar a dos jóvenes de la Villa 21-24 de Barracas, un barrio popular de Buenos Aires, en 2016.

Los jueces Fernando Ramírez y Jorge Gettas y la jueza Ana Dieta de Herrero dictaron sentencia de 10 años y 6 meses de prisión para Leandro Antúnez, Osvaldo Ertel y Orlando Benítez, Eduardo Sandoval y Ramón Falcón; y 8 años y 8 meses para Yamil Marsilli.

Todos fueron encontrados culpables de los delitos de tortura, privación ilegítima de la libertad, lesiones leves y robo agravado y calificado.

Los jóvenes Iván Navarro y Ezequiel Villanueva Moya pertenecientes a la organización popular La Garganta Poderosa fueron detenidos sin motivo alguno y luego sometidos a torturas y humillaciones en un destacamento de Prefectura y a orillas del río Riachuelo, el 24 de septiembre de 2016.

Iván tenía en ese entones 18 años y Ezequiel aún era menor de edad. 

"Aquel 24 de septiembre que ojalá termine hoy, nos detuvieron, nos pegaron, nos secuestraron y nos llevaron hasta la vera del Riachuelo, junto a mi amigo Ezequiel, donde nos torturaron de las maneras más perversas. Incluido un simulacro de fusilamiento, un disparo que dio largada a las amenazas, las persecuciones y el desgastante camino judicial que hoy debiera mandar a la cárcel por muchos años a los seis prefectos que nos arruinaron la vida", escribió Iván en un texto publicado por La Garganta Poderosa. 

Los querellantes del juicio fueron La Garganta Poderosa junto al Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), la abogada Gabriela Carpinetti y el abogado Nahuel Berguier.

Fuera del Palacio de Justicia colectivos y organizaciones de derechos humanos acompañaron a La Poderosa en la espera del fallo. 

"Por estos pagos, en la Villa 21-24, los hostigamientos, humillaciones y maltratos de la Prefectura Naval siguen siendo cotidianos. A mí, como a todos los demás pibes de mi edad, de mi ropa, de mi cara, me paran por la calle cuando se les cantan las pelotas y me requisan contra la pared como si fuera un terrorista, cuando cometo el delito de salir a un boliche o asomar la nariz de mi propia casa. ¿Saben qué sueño? Que se calmen, sueño, que dejen de llevarse amigos sin motivo y que respeten a los villeros. Porque sí, en serio, somos personas". Iván Navarro

Por su parte, el CELS denunció que el Ministerio de Seguridad de la Nación no toma medidas para evitar los abusos en la zona. "  Los prefectos se siguen moviendo sin control alguno", expresó el organismo.

>> ONU: 4 millones de argentinos carecen de seguridad alimentaria


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.