• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
El ejército colombiano indicó que enviará unidades a las zonas en problemas para verificar información sobre el cerco.

El ejército colombiano indicó que enviará unidades a las zonas en problemas para verificar información sobre el cerco. | Foto: Alcarajo

Publicado 2 enero 2020





Más de 300 hombres armados pertenecientes a las Autodefensas Gaitanistas de Colombia pretenden ejercer control territorial en Pogue.

Un fuerte rechazo recibió hoy en Colombia, el cerco que mantiene un grupo paramilitar de cuatro comunidades en el departamento de Chocó, una zona de trasiego de drogas en disputa por organizaciones criminales, de acuerdo con una denunciada de la Comisión Intereclesial de Justicia y Paz.

LEA TAMBIÉN:

ONU: 2019 el año más violento para exmiembros de las FARC-EP

Según la Comisión, hombres armados pertenecientes al Clan del Golfo o Autodefensas Gaitanistas de Colombia, pretenden ejercer control territorial en Pogue, centro poblado de Bojayá en el departamento de Chocó, en el noroeste del país sudamericano.

La senadora Aida Avella, de la Unión Patriótica, manifestó que mientras se recibe el año, otra vez Urabá (región geográfica) está amenazada y "los paramilitares a sus anchas en Bojayá".

El pasado 24 de diciembre, la Comisión envió una carta al gobierno del presidente Iván Duque donde denunciaba las constantes violaciones de derechos humanos en el Medio y Bajo Atrato, a lo largo del corredor entre el Urabá chocoano, el occidente antioqueño y el Urabá antioqueño.

De acuerdo con los pobladores que han podido escapar del cerco realizado por los paramilitares, son cerca de 300 miembros de las AGC los que se tomaron los territorios de comunidades como Curbaradó, Jiguamiandó, Pedeguita y Mancilla y La Larga Tumaradó.

Según relatos recogidos por la Comisión Intereclesial,  los paramilitares "entregaron reses a diversas comunidades y regalos a niños", como forma de silenciar a los pobladores de dichas comunidades.

Sin embargo, ante las denuncias que ha generado este sometimiento psicológico, los paramilitares ordenaron el cese de información a terceros con la amenaza de acabar con la vida de los líderes sociales que aún permanecen bajo su control.

El excandidato a la Presidencia y actual senador Gustavo Petro, puntualizó que después de la masacre de Bojayá (2002) y de lograr que la (exrebelde) FARC dejara de ser factor de violencia en la región, en el gobierno de Duque, de nuevo, los paramilitares del narcotráfico se toman Bojayá.

En diálogo con Caracol Radio, el padre Alberto Franco, miembro de la comisión Intereclesial de Justicia y Paz, explicó que en la zona no sólo hay presencia de paramilitares sino, de más grupos ilegales que diariamente se disputan las rutas del narcotráfico que hay en la zona.

“El incumpliendo en los acuerdos (de paz con las FARC-EP) tiene a la comunidad expuesta a estas presiones de los grupos armados”, sostuvo

El ejército anunció que “sobre la posible presencia del grupo armado organizado Clan del Golfo en el corregimiento de Pogue, municipio de Bojayá, Chocó, las tropas actualmente desarrollan allí una operación militar con más de cien hombres, en cumplimiento de la alerta temprana”.

En un comunicado emitido este martes 2 de enero, las fuerzas armadas indicaron que los militares  estarán haciendo presencia en el sitio de los hechos con el fin de verificar la situación y garantizar la seguridad y el bienestar de la población civil que habita en esta región
 


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.