• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Indígenas Embera Eyábida se ven forzados a abandonar sus residencias en medio del contexto del nuevo coronavirus.

Indígenas Embera Eyábida se ven forzados a abandonar sus residencias en medio del contexto del nuevo coronavirus. | Foto: OIA

Publicado 28 abril 2020


Blogs



La presencia de grupos armados este año le ha cobrado la vida a dos niños indígenas del municipio de Frontino.

La Organización Indígena de Antioquia (OIA) y su Consejo de Gobierno Mayor denunciaron que en el municipio de Urrao, al noreste de Bogotá (capital), la presencia de grupos armados irregulares obligó al desplazamiento forzado de al menos 70 familias indígenas de la zona.

LEA TAMBIÉN

Defensoría del Pueblo colombiano denuncia violencia en zonas rurales

“Por presión y presencia de grupos armados al margen de la ley en el resguardo Majoré, se han visto en la obligación de abandonar su comunidad, desde el pasado viernes de 24 abril para salvaguardar la vida, pese a que el resguardo en mención cuenta con una protección colectiva de la Unidad Nacional de Protección”, dice el comunicado.

Destaca además que ese hecho no solo pone en alto riesgo a las familias desplazadas, sino a otras mil que se encuentran en los resguardos Valle de Pérdidas y Andabú.

Agregan que “las familias indígenas hoy desplazadas desde su comunidad Santa María, se refugiaron temporalmente en la escuela de la comunidad Llano Jacinto del mismo resguardo Majoré, donde permanecen desabastecidas, confinadas y hacinadas, justo ahora cuando en el mundo nos enfrentamos a una pandemia que exige mínimos de distancia entre personas y de salubridad”.

La OIA hace un llamado urgente a las instituciones humanitarias de todo nivel, para que se haga un seguimiento civil y humanitario. Señalan que las comunidades indígenas de Urrao peligran y quieren evitar desplazamientos al casco urbano del municipio.

Asimismo, afirman que la presencia de actores armados en los dos meses más recientes se ha incrementado en los diferentes asentamientos indígenas. De tal modo, en los municipios de Frontino, Murindó y Vigía del Fuerte muchas familias se han visto sin alimentos por limitaciones de movilidad y el temor a ser víctimas de artefactos explosivos instalados en territorios indígenas.

Aseveran que los territorios indígenas son de paz y el compromiso de las comunidades es buscar estrategias para que ese sueño sea un hecho.

“Reiteramos nuestra exigencia pública a los distintos actores armados, legales e ilegales, a respetar los territorios indígenas y bajo ninguna circunstancia hacer tránsito por los mismos”, concluye la OIA.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.