• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Más de 600 personas se han tenido que desplazar desde regiones rurales.

Más de 600 personas se han tenido que desplazar desde regiones rurales. | Foto: @AscamcatOficia

Publicado 22 julio 2020


Blogs



Las acciones violentas en frontera con Venezuela obedecen a que sirve de "corredor para tráfico y contrabando".

Las comunidades campesinas colombianas han denunciado la grave crisis humanitaria que se acrecienta en el departamento de Norte de Santander, donde la presencia paramilitar ha provocado que más de 600 personas se hayan tenido que desplazar desde regiones rurales como Catatumbo y Tibú. 

LEA TAMBIÉN:

Denuncian presión del Ejército Nacional a campesino en Colombia

En este contexto, la Asociación Campesina del Catatumbo (ASCAMCAT) manifestó su preocupación por los hechos de violencia ocurridos en las últimas fechas que, además de las afectaciones directas a las víctimas, han generado “un panorama de zozobra ante la inminencia de nuevas afectaciones a las comunidades”.

De igual forma, ASCAMCAT alertó que en la zona conformada por el área rural de Cúcuta y el municipio de Tibú, ubicados en la línea fronteriza con Venezuela, se han registrado con anterioridad otras acciones violentas, pues sirven de “corredor para el contrabando y tráfico de todo tipo de elementos por parte de los actores armados ilegales”.

Esto ha ocasionado que dicho territorio sea disputado, lo cual ha afectado la vida de las comunidades campesinas que se han debido desplazar ante “la violencia que campea”, así como “la falta de garantías de seguridad” en una de “las zonas más militarizadas del país como es el Catatumbo”.

Hasta julio de 2020, señala ASCAMCAT, se han presentado tres masacres y varios asesinatos selectivos, donde al menos 20 personas han perdido la vida en las zonas fronterizas de Cúcuta, Banco Arena, Totumito y la vereda Vigilancia.

Una violencia que “es de conocimiento de las autoridades”, quienes a pesar de las alertas, “no actúan de forma diligente, dejando a las comunidades desamparadas y a merced” de estas agresiones.

Por su parte, la Corporación Mesa de Desplazados de Norte de Santander manifestó este miércoles su preocupación por las acciones que afectan directamente a sus pobladores e hicieron un llamado urgente a “todas las autoridades responsables de la atención a las víctimas, gobernación, alcaldías, personerías, a brindarle las garantías constitucionales a todas las familias que se encuentran en desplazamiento forzado, por el temor a perder la vida”.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.