• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
El considerado, durante muchos años, el más grande radiotelescopio del mundo, cayó en la parte norte del gran reflector ubicado a unos 121 metros más abajo.

El considerado, durante muchos años, el más grande radiotelescopio del mundo, cayó en la parte norte del gran reflector ubicado a unos 121 metros más abajo. | Foto: EFE

Publicado 2 diciembre 2020


Blogs



El radiotelescopio construido en la década de 1960 estaba dañado y tenía una demolición programada.

El histórico radiotelescopio de Arcibo en Puerto Rico, que llegó a ser uno de los más poderosos instrumentos de esta naturaleza a nivel mundial, colapsó este martes, según la Fundación Nacional de Ciencias. 

LEA TAMBIÉN:

Asamblea General de la ONU dedicará sesión especial a la Covid

Pese a que más de 52.000 personas habían firmado una petición para que la Casa Blanca evitara la demolición programada del Observatorio de Arecibo, el monumento se ha venido abajo.

El gigantesco radiotelescopio ya estaba dañado por la rotura de algunos cables de soporte de acero, y se encontraba fuera de servicio y listo para ser desmantelado a petición de la Fundación Nacional de Ciencias de Estados Unidos (NSF), pero no aguantó, y la estructura se derumbó en noche del recien pasado 1 de diciembre.

 

La enorme estructura del Observatorio de Arecibo, construido en la década de 1960, cuya altura era similar a la de un edificio de cuatro pisos que alberga reflectores secundarios, pesaba unas 900 toneladas, tenía una cúpula gregoriana y una plataforma receptora.

El considerado, durante muchos años, el más grande radiotelescopio del mundo, cayó en la parte norte del gran reflector ubicado a unos 121 metros más abajo.

"Sonaba como un estruendo. Sabía exactamente lo que era. Yo estaba gritando. Personalmente estaba fuera de control ... no tengo palabras para expresarlo. Es un sentimiento terrible y muy profundo", expresó Jonathan Friedman, quien vive cerca de la zona y y trabajó por 26 años como investigador en el obsevatorio.

 

El emblemático radiotelescopio de Arecibo, en sus 57 años en funcionamiento permitió entrenar a estudiantes en el área, rastrear asteroides, determinar si un planeta era potencialmente habitable, y realizar investigaciones reconocidas con un Premio Nobel; recibía anualmente a unos 90.000 visitantes, y logró soportar en su momento distintos fenómenos naturales.

Se preve que el Congreso estadounidense evalúe un posible finaciamiento para la instalación de un nuevo telescopio en el lugar, porque la NSF no cuenta con los 350 millones de dólares necesarios para ello.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.