• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
La capital haitiana, azotada por la pobreza y la desigualdad, está también bajo el asedio de bandas armadas.

La capital haitiana, azotada por la pobreza y la desigualdad, está también bajo el asedio de bandas armadas. | Foto: EFE

Publicado 1 septiembre 2020


Blogs



En medio del deterioro del clima de paz, la opinión pública ataca la inacción del gobierno ante la violencia en Haití.

El presidente haitiano Jovenel Moïse condenó los enfrentamientos entre bandas armadas en Port-au-Prince lo cual ha obligado a los residentes a huir de sus viviendas, y calificó ese clima de inseguridad de "trauma aterrador".

LEA TAMBIÉN: 

Reportan masacre en el barrio Bel-Air en la capital de Haití

En las últimas semanas se ha producido un aumento de los índices de violencia armada en Haití a un punto en el cual, a inicios de agosto, el primer ministro Joseph Jouthe dijo sentirse ofendido e indignado por la incapacidad de la Policía Nacional para responder a su misión de proteger y servir, "ante una población que no pide mucho"..

Las declaraciones de Jouthe contrastan con las del presidente Moïse quien aseguró haber impartido instrucciones a la policía para frenar la escalada de violencia y crear confianza entre la población, en especial luego que el fin de semana, hombres armados atacaron una comuna (barrio), situada en el corazón de la capital, muy cerca del Palacio Nacional, sede del ejecutivo.

Moïse dijo en sus declaraciones que "no podemos complacernos en el silencio cómplice y dejar que las fuerzas oscuras conduzcan al país hacia el precipicio. El Estado debe detener la velocidad de estas fuerzas oscuras".

En ese sentido, el Gobierno del país caribeño lleva adelante la operación "Therminator 1", con la cual ya habría arrestado a medio centenar de personas, en una política de tolerancia cero con el crimen organizado y promete restablecer la seguridad general y vial.

En medio de este ambiente de inseguridad, tanto la Red Nacional en Defensa de los Derechos Humanos, como la Oficina de Protección del Ciudadano (OPC) sugirieron que los bandidos se sienten apoyados, al menos así lo ve Renan Hédouville, coordinador de la OPC, quien ha dicho que "Están protegidos por ciertas autoridades mientras que la población es abandonada a su suerte". 

 

Esta idea es reforzada por el hecho de que las bandas armadas de la capital haitiana se agruparon en una federación, lo cual pone en alerta a actores sociales que temen un auge del crimen organizado y un mayor debilitamiento de un Estado ya de por sí endeble.
 


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.