• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
A finales del pasado mes de agosto, el USS Wayne E. Meyer navegó a menos de 12 millas náuticas de Mischief y Fiery Cross, arrecifes en las islas Spratly, otro archipiélago reclamado por Beijin en el mar del Sur de China.

A finales del pasado mes de agosto, el USS Wayne E. Meyer navegó a menos de 12 millas náuticas de Mischief y Fiery Cross, arrecifes en las islas Spratly, otro archipiélago reclamado por Beijin en el mar del Sur de China. | Foto: HispanTV

Publicado 13 septiembre 2019

El país asiático ha denunciado en varias ocasiones acciones provocativas del Gobierno estadounidense, y lo ha acusado de desestabilizar la zona, violar su soberanía y buscar dominar las aguas litigadas.

El Ministerio de Defensa chino denunció este viernes la incursión del destructor estadounidense USS Wayne E. Meyer armado con misiles guiados en aguas territoriales de las islas Paracelso, reclamadas por este país asiático.

LEA TAMBIÉN:

China quita aranceles adicionales a otros productos de EE.UU.

El portavoz del Comando del Teatro Sur del Ejército Popular de Liberación (EPL) de China, coronel Li Huamin, afirmó que el 13 de septiembre, el destructor estadounidense de misiles guiados USS Wayne E. Mayer penetró en las aguas territoriales de las islas Xisha (Islas Paracelso) sin autorización del Gobierno chino.

Ya sobre aguas de la China Meridional y que también son reclamadas por Vietnam y Taiwán, las fuerzas aéreas y marítimas del Teatro Sur del EPL siguieron e identificaron el buque. Además, le exigieron que abandonara la zona.

“Las acciones de la Armada estadounidense en el mar del Sur de China afectan los derechos e intereses soberanos de China  y demuestran que Washington efectivamente no está interesado en mantener la paz internacional y la seguridad y estabilidad regionales”, agregó Li.

El  comunicado subraya que China tiene derechos soberanos innegables sobre las islas en el mar de la China Meridional y sobre las aguas cercanas. “Ningún buque de guerra extranjero podrá cambiar esta situación con ninguna provocación”.

Por su parte, Reann Mommse,  portavoz de la Séptima Flota de la Armada de EE.UU, a la que pertenece la nave, señaló, a su vez, que con esta operación la Fuerza Naval estadounidense tenía como fin desafiar los excesivos reclamos marítimos de Pekín en el mar de China Meridional.

Pekín reivindica en su totalidad el mar del Sur de China. Estas aguas son constantemente un punto de tensión entre el país asiático y Estados Unidos.

Este archipiélago es objeto de litigio, también, entre China, Filipinas, Malasia , Taiwán y Vietnam.

En los últimos años, buques de guerra estadounidenses han navegado próximos a islotes controlados por China. Hechos que han sido interpretados como provocaciones.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.