• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Los manifestantes acusan al PSU de profundizar las desigualdades del sistema educativo chileno, por lo que la población más pobre no puede acceder a la educación.

Los manifestantes acusan al PSU de profundizar las desigualdades del sistema educativo chileno, por lo que la población más pobre no puede acceder a la educación. | Foto: Reuters

Publicado 6 enero 2020





En el sector educativo hay profesores y alumnos que consideran la Prueba de Selección Universitaria (PSU) como un método que crea sesgos, sexista y clasista.

Esta semana comenzó en Chile con protestas estudiantiles y la ocupación de unos 160 centros educativos en varias localidades del país, como Santiago (capital) Concepción, Puerto Montt, Valparaíso, contra la realización de la Prueba de Selección Universitaria (PSU) como requisito para ingresar a la enseñanza superior.

LEA TAMBIÉN:

Piñera procura dispersar protestas con proyecto de Ley en Chile

La Asamblea Coordinadora de Estudiantes Secundarios de Chile (Aces) y la Coordinadora Nacional de Estudiantes Secundarios (Cones) rechazan la forma de evaluación propuesta por el Gobierno al considerarla que profundiza las desigualdades en el sector educativo.

Casi 300.000 alumnos estaban convocados al examen, que debía iniciar a las 09H00 (hora local), pero las protestas impidieron su realización, por lo que en algunos centros se postergaron y en otros se cambiaron las sedes.

Por su parte, el vicepresidente del Consejo de Rectores (Cruch), Aldo Valle, llamó a mantener la calma y ratificó el compromiso de su entidad de garantizar la “igualdad de condiciones” para los aspirantes a acceder al nivel de educación universitaria. 

Entre tanto, el presidente del Colegio de Profesores, Mario Aguilar, recordó la negativa del gremio, desde hace tiempo, a la iniciativa del PSU por considerarlo un sistema segregador, sexista y clasista.

Asimismo, el presidente de las Juventudes Comunistas (JJCC), Camilo Sánchez, declaró su apoyo a las protestas estudiantiles ya que el alumnado no fue escuchado por las autoridades educacionales.

Sanchéz se sumó a la críticas, alegando que el puntaje resultante de esa evaluación no mide las capacidades para estudiar una profesión, sino que contribuye a reservar algunas carreras y universidades para estudiantes con mayores recursos, excluyendo así a una gran mayoría más pobre.

La prueba que ha suscitado polémica entre los gremios estudiantiles chilenos ya ha sido pospuesta en dos ocasiones a causa de las protestas populares contra el presidente Sebastián Piñera, iniciadas el pasa 18 de octubre. 


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.