• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
La secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), Alicia Bárcena, aseguró que América Latina debe "repensar su modelo económico" para reducir la desigualdad, trasfondo de la crisis social en la región.

La secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), Alicia Bárcena, aseguró que América Latina debe "repensar su modelo económico" para reducir la desigualdad, trasfondo de la crisis social en la región. | Foto: EFE

Publicado 12 diciembre 2019


Blogs



De acuerdo con la CEPAL, la economía de América Latina y el Caribe registra una desaceleración generalizada y en 2019 se sumarán seis años consecutivos de bajo crecimiento.

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) presentó este jueves en Santiago, capital chilena, su Balance Preliminar de las economías del área, en el que señaló que entre 2014 y 2020 América Latina y el Caribe ha experimentado la etapa de menor crecimiento económico en los últimos 70 años.

LEA TAMBIÉN:

América Latina en vulneración constante de sus derechos humanos

De acuerdo con el informe, los países de la región muestran una desaceleración económica generalizada y sincronizada de países y de sectores, que completa seis años consecutivos de bajo crecimiento, ello en medio de un panorama internacional muy complejo.

Este balance muestra una combinación entre la desaceleración en la demanda interna, la baja demanda externa y los mercados financieros frágiles. A esto se le añaden las crecientes demandas y presiones sociales por reducir la desigualdad y aumentar la inclusión social.

La secretaria del organismo internacional, Alicia Bárcena, alertó que, ante este panorama, la región no requiere medidas de ajuste sino políticas para estimular el crecimiento, reducir la desigualdad y responder a las crecientes demandas sociales.

El texto también añade que durante los últimos años la tendencia ha sido a la desaceleración del crecimiento de las economías, con una disminución del producto interno bruto (PIB) per capita, así como la reducción de las inversiones y el consumo interno, el empeoramiento de la calidad de los empleos y la disminución de las exportaciones.

Estos datos hacen que la CEPAL prevea para el cierre de 2019 un crecimiento económico de apenas 0.1 por ciento en promedio, y las proyecciones para 2020 se vaticinan igual de bajas, rondando el 1.3 por ciento para el conjunto de economías de la región.

Según el estudio, 18 de 20 países del continente presentarán una desaceleración en su crecimiento económico para finales de este año, y de ellos 14 presentarán una expansión de uno por ciento o menos.

Por otra parte, la desocupación ascenderá dos décimas para el cierre de 2019 respecto al año pasado, alrededor de un millón de personas sin empleo, esto sin tomar en cuenta que entre los empleados se aprecia un crecimiento del trabajo por cuenta propia por encima del asalariado, y mayor informalidad laboral.

Como alternativas, el organismo internacional sopesa, esencialmente, la reactivación de la economía a través de un mayor gasto público en inversiones y políticas sociales. Igualmente, resalta que para responder a las demandas sociales será necesario aumentar y mejorar los servicios públicos y los esfuerzos para la redistribución con mayor carga impositiva sobre los sectores más adinerados.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.