• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Los asesinatos de líderes sociales en Colombia se han hecho muy frecuentes en los últimos meses, siendo el Valle del Cuaca una de las zonas de mayor incidencia de crímenes políticos.

Los asesinatos de líderes sociales en Colombia se han hecho muy frecuentes en los últimos meses, siendo el Valle del Cuaca una de las zonas de mayor incidencia de crímenes políticos. | Foto: Reuters

Publicado 16 septiembre 2019

#DespertemosYa es una iniciativa impulsada en Colombia a través de Twitter para crear conciencia respecto a la violencia contra líderes sociales.

Desde la red social Twitter se impulsa a partir de este lunes en Colombia la campaña #DespertemosYa, una iniciativa en defensa de los líderes sociales colombianos en medio de la situación de violencia que viven en la nación suramericana.

LEA TAMBIÉN:

Exige candidata de partido FARC garantías a gobierno de Colombia

El movimiento Defendamos la Paz llamó a defender a los líderes y lideresas en el país, al tiempo que aseguró que “nos siguen matando”. Este grupo organizó las marchas por la vida en julio pasado en varias ciudades colombianas y extranjeras, en oposición a los reiterados asesinatos en la nación.

No obstante, los asesinatos continúan, tanto de líderes comunitarios como de exinsurgente, soldados y policías.

Varias personalidades de renombre en Colombia han tomado partido en la iniciativa, como el senador y defensor de la paz y los derechos humanos, Iván Cepeda, quien hizo un llamado a actuar para acabar con esta matanza. También el abogado Alirio Uribe instó a tomar conciencia sobre “esta cadena de crímenes contra la paz”.

Además, se unió al llamado de paz el presidente de la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC), Rodrigo Londoño, abogando por dejar un país diferente de cara al futuro.


A pesar de la firma del Acuerdo de Paz en 2016 entre el Estado y la exinsurgencia FARC-EP, cientos de líderes sociales, indígenas y excombatientes han sido asesinados y otros sufren persecución política y amenazas de muerte con frecuencia.

Las comunidades indígenas y afrodescendientes suelen ser de las más afectadas en el país durante los últimos años, por lo que las organizaciones defensoras de los derechos humanos insisten en la necesidad de que el Estado tenga presencia integral en esos territorios.

Al mismo tiempo, los grupos pacifistas rechazan la presencia militar en esas zonas, ya sean estatales o ilegales, y hacen un llamado a que se respeten sus formas de vida y defensa propias, heredadas de siglos de tradición.

El Valle del Cauca (oeste), por ejemplo, es uno de los departamentos más violentos del país, al punto que su situación ha sido calificada por la Defensoría del Pueblo como una catástrofe humanitaria.

En esa región los enfrentamientos entre grupos armados, en su mayoría dedicados al narcotráfico y la minería ilegal, cobran cientos de vidas cada año y siembran el terror.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.