• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Cassio Freire Beda dedicó los últimos años de su vida a denunciar los efectos de evenenamiento por mercurio en la Amazonía.

Cassio Freire Beda dedicó los últimos años de su vida a denunciar los efectos de evenenamiento por mercurio en la Amazonía. | Foto: Twitter: Leandro Barbosa

Publicado 6 abril 2021


Blogs



El minero desarrolló la enfermedad tras ingerir pescado envenenado con mucho mercurio utilizado en las minas amazónicas.

El ecologista y activista brasileño Cassio Freire Beda, murió el lunes a causa de la llamada "enfermedad de las minas", el envenenamiento con el mercurio utilizado en las minas de oro del río Tapajós, en la Amazonía, informaron familiares.

LEA TAMBIÉN: 

El legado de Berta Cáceres a cinco años de su asesinato

El ambientalista se había destacado, además, en su actuación en contra de la construcción de la central hidroeléctrica Belo Monte en Pará y ayudado a la población local a reclamar los derechos de los afectados.

Su trabajo estuvo vinculado al trabajo desarrollado en el área de gestión territorial, extracción y asociación en Terra do Meio en unidades de conservación con sobre todo en comunidades costeras e indígenas. 

En su desempeño como tecnólogo, formado en la Universidad Estadual de Campinas (Unicamp), Cassio trabajó en el Instituto Socioambiental (ISA), desde 2014.

"Beda no solo construyó vínculos con las poblaciones locales, sino también contribuyó a documentar las violaciones que ocurren en la Amazonía, en especial en el tema minero", dice Adriano Rocha, investigador en Ciencias Ambientales de la Universidad Federal de Pará (UFPA), y uno de sus colegas en proyectos con proyectos.

Después de la intoxicación por mercurio por consumo de pescado, el desarrollo de síntomas y criterios de diagnóstico de la enfermedad de las minas, Cassio fue catalogado con una probable esclerosis lateral amiotrófica (ELA), una enfermedad progresiva la cual produce cambios en pocos años.

En un video transmitido semanas antes de su muerte, Beda muestra la necesidad de que los equipos de salud indígenas puedan diagnosticar posibles pacientes con la enfermedad. La alta presencia de mercurio en el pescado se ha identificado en los experimentos realizados por la UFPA, en 2016. 

Rocha, en ese sentido, ha expresado: "A partir de ahí, la National Indian Foundation no elaboró ​​ninguna pauta para identificar posibles intoxicaciones" y abunda al respecto: "Hay 600 kilos de mercurio en la región del río Tapajós, según nos dijeron los investigadores. Es necesario emitir una alerta en la región de Tapajós. Las piezas están contaminadas con mercurio", concluye.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.