• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
El mandatario brindó esas declaraciones tras publicarse una encuesta sobre el aumentó de 44 a 50 por ciento de la desaprobación al combate a la corrupción.

El mandatario brindó esas declaraciones tras publicarse una encuesta sobre el aumentó de 44 a 50 por ciento de la desaprobación al combate a la corrupción. | Foto: Reuters

Publicado 13 diciembre 2019





El mandatario brasileño sugirió usar métodos de tortura de la dictadura conocido como pau de arara como forma de combatir la corrupción en la nación latinoamericana.

El presidente de BrasilJair Bolsonaro, declaró en un acto oficial en Palma, capital del estado de Tocantins (centro-norte), sobre la posible utilización de un método de tortura aplicado durante la dictadura (1964 a 1985) con los ministros de su Gobierno que se hayan involucrado en casos de corrupción.

LEA TAMBIÉN:

Revelan que 43 por ciento de brasileños desconfía de Bolsonaro

"Es posible que haya corrupción en mi Gobierno, puede ser que exista y yo no lo sepa, pero si descubro que hay corrupción, pongo en el pau de arara al ministro", indicó el jueves.

El pau de arara, que en español significa palo de guacamayo, fue una modalidad de tortura muy usada en todas las instalaciones militares y policiales, que consistió en colgar boca abajo a las víctimas, atadas por las muñecas y los tobillos, con un trozo de madera para sostener el peso del cuerpo, según el archivo de la Comisión Nacional de la Verdad (CNV) que investigó los crímenes durante este período.

El mandatario brindó esas declaraciones luego que, el pasado domingo, una encuesta revelara que aumentó de 44 a 50 por ciento la desaprobación en cuanto al combate a la corrupción. 

Las muestras de simpatía de Bolsonaro por la dictadura militar brasileña han sido evidentes por sus declaraciones públicas. Por ejemplo, en marzo protagonizó una polémica cuando pidió conmemorar con honores el 55 aniversario del golpe militar de 1964, que dio paso a la dictadura, por lo cual debió retractarse.

En abril, canceló mediante un decreto las tareas de identificación de restos de desaparecidos durante el periodo de la dictadura. 

En julio, durante un discurso, intentó desmentir los documentos de la CNV sobre los crímenes cometidos por el Estado entre 1964 y 1985, y en agosto, llamó héroe nacional al coronel Carlos Alberto Brilhante Ustra, uno de los torturadores de la dictadura.

Por otro lado, a finales de noviembre, el ministro brasileño de Economía, Paulo Guedes, invocó el decreto que durante la dictadura militar suspendió las garantías constitucionales en caso de que radicalicen las protestas callejeras en el país.

Además, el hijo del presidente, Eduardo Bolsonaro, había amenazado con implantar medidas dictatoriales si la izquierda se radicaliza en Brasil.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.