• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Gobierno y personalidades mundiales han reiterado que la oposición impulsó la violencia en todo el país, con el objetivo de obligar la renunciar de Evo Morales.

Gobierno y personalidades mundiales han reiterado que la oposición impulsó la violencia en todo el país, con el objetivo de obligar la renunciar de Evo Morales. | Foto: EFE

Publicado 11 noviembre 2019





Gobiernos, líderes y organizaciones sociales continúan expresando su rechazo al golpe de Estado que se consumó este 10 de noviembre en la nación andina.

Gobiernos del mundo, diversos líderes sociales y organizaciones políticas han expresado desde este domingo su solidaridad a Evo Morales tras conocerse que se ejecutó un golpe de Estado contra el mandatario boliviano.

LEA TAMBIÉN:

Evo Morales denuncia que oposición golpista intenta culparlo de la violencia en Bolivia

El Gobierno de Siria también reaccionó antes los acontecimientos de la nación boliviano y condenó lo que a su criterio considera un golpe de Estado militar, por lo que expresó su solidaridad a Evo Morales.

"La República Árabe Siria condena con firmeza el golpe de Estado en Bolivia y expresa su solidaridad con el presidente electo legítimamente Evo Morales", señaló un comunicado de la Cancillería siria.

Por su parte, el Gobierno de Nicaragua, a través de un comunicado, condenó el golpe de Estado consumado en Bolivia contra el legítimo y constitucional presidente, repudiando las prácticas fascistas que ignoran a la Constitución, leyes e institucionalidad del país.

Del mismo modo, el Gobierno de Uruguay se pronunció y mediante su Cancillería se mostró preocupado por el quiebre del Estado de Derecho en Bolivia e instó a la restauración inmediata del hilo democrático.

"El Gobierno de Uruguay hace un urgente llamado a todos los actores bolivianos para que cesen los actos de violencia y para que el proceso electoral se encauce de conformidad con las disposiciones de la Constitución y las leyes del Estado Plurinacional de Bolivia, restaurando de inmediato el Estado de Derecho", destacó el documento.

Por su parte, el Parlamento del Mercado Común del Sur (Parlasur) publicó este lunes un comunicado para rechazar el golpe cívico-militar en curso contra el Gobierno democráticamente electo de Evo Morales.

"Así como la estrategia de violencia política extrema instrumentada por milicias privadas con la complicidad de mandos militares y policiales contra integrantes del Gobierno y sus familias", refiere el texto.

Igualmente, organizaciones sociales y políticas de Panamá condenaron el golpe de Estado impulsado por sectores de la oposición ultraderechista, junto a la participación de gobiernos extranjeros y entes regionales.

"Apoyamos los resultados electorales donde Evo Morales gana limpiamente las elecciones, y consideramos que se tiene que respetar la voluntad democrática del pueblo boliviano", manifestaron.

 

Entretanto, el expresidente ecuatoriano Rafael Correa expresó que "si no renunciaba Evo Morales hubiera habido un baño de sangre porque no había orden público" y recalcó que no le extrañaría que fuerzas extranjeras estuvieran detrás del golpe de Estado que se ejecutó en el país andino.

Correa aseveró que, a pesar de la obligada dimisión de Morales, todo es cuestión de tiempo y que Bolivia como otros países recobrarán la dignidad y el respeto que le dieron los gobiernos progresistas.

Mientras que el expresidente uruguayo José Mujica indicó que "es mucho lo que están en juego pero nada vale tanto como la paz. Les pido que no acudan al uso de la violencia para solventar las contradicciones que puedan tener".

Las Abuelas y Madres de Plaza de Mayo en Argentina, la Asamblea Permanente de Derechos Humanos, entre otras instancias, repudiaron el golpe de Estado contra el gobierno constitucional de Evo Morales.

"Solicitamos a los organismos internacionales y los gobiernos democráticos de la región a que desconozcan al gobierno de facto promovidos por los opositores Carlos Mesa y Luis Fernando Camacho, y contribuyan al restablecimiento de la democracia del país", puntualizó el texto.

Bolivia se encuentra en una tensión política luego que funcionarios del Ejecutivo renunciaran y el presidente Evo Morales anunciara su dimisión al cargo para perseverar la paz en el país, tras los últimos acontecimientos violentos promovidos por grupos ultraderechistas.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.