• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Del 1 al 7 de agosto se celebra la Semana Mundial de la Lactancia Materna en más de 170 países.

Del 1 al 7 de agosto se celebra la Semana Mundial de la Lactancia Materna en más de 170 países. | Foto: Unicef

Publicado 1 agosto 2021



Blogs


Las mujeres que amamantan favorecen su salud y su economía, y optimizan el tiempo dedicado a maternar.

La decisión de amamantar es uno de los retos fundamentales a los que se enfrentan las mujeres durante la maternidad, ya que tiene un enorme beneficio en el desarrollo de los infantes y un  impacto positivo para las madres.

LEER TAMBIÉN:

El mundo celebra la semana de la lactancia materna

Amamantar disminuye la mortalidad materna por hemorragia postparto, así como el desarrollo de comorbilidades graves a futuro. Además tiene propiedades anticonceptivas, por lo que ayuda a dilatar el tiempo entre un embarazo y otro.

La recuperación física se produce de manera más acelerada entre mujeres que lactan, así como estas muestran menos tendencia a desarrollar síntomas ligados a la depresión postparto.

Las mujeres que no amamantan aumentan su riesgo a desarrollar hipertensión, enfermedades cardiovasculares, diabetes de tipo II, anemia y osteoporosis. La probabilidad de padecer cáncer de ovarios aumenta entre ellas en un 27 por ciento. Además el riesgo a que sufran cáncer de mama, que aqueja a una de cada 12 mujeres, se incrementa en un 4.0 por ciento.

Beneficios en la economía

Las mujeres que eligen lactar evaden los gastos derivados de biberones, fórmulas y demás alimentos sucedáneos de la leche materna, que se estiman consumen, en promedio, más del 6.1 por ciento del salario familiar.

En el caso de las mujeres empleadas amamantar evita el ausentismo, a la vez que reduce tiempo y costos relacionados a la salud de sus hijos, pues la lactancia materna eleva el sistema inmune por lo que previene enfermedades y alergia en la infancia.

Se considera que las pérdidas económicas globales totales por no amamantar alcance miles de millones de de dólares.

Siendo las mujeres el sector más afectado por la inseguridad laboral y la pérdida de ingresos por la Covid-19, la lactancia materna contribuye a la seguridad alimentaria.

En condiciones de desplazamientos forzados, migración, vulneración del derecho a la vivienda, amamantar hace posible para las mujeres garantizar la nutrición de la prole, pues es una fuente de alimento fácilmente disponible que no exige condiciones de elaboración ni genera residuos.

Beneficios en la libertad

Amamantar forma parte de los derechos que atañen al cuerpo de las mujeres, por lo que decidir sobre dónde lactar, cuándo y cómo impacta directamente en el ejercicio de sus libertades.

El proceso de lactar contribuye a eliminar la dicotomía entre lo público y lo privado, en la que el trabajo de las mujeres no sólo queda invisibilizado, sino que subvalorado ante el éxito asociado a los hombres en la vida pública.

El posicionamiento de la lactancia en el espacio social es un ejercicio liberador de los lugares relegados para las mujeres en los ámbitos domésticos.

Amamantar, ayuda además a avanzar sobre el reconocimiento del valor de las tareas que implica la reproducción de la vida y su justa remuneración económica, a la vez que avanza hacia la  ruptura con la sexualización del cuerpo de la mujer en función del placer masculino.

En la actualidad muchas instituciones, organizaciones, movimientos sociales tienen como foco el apoyo a la visibilización de las bondades de la lactancia materna, siendo la celebración de la semana mundial de la lactancia materna (WBW), un de las campañas con mayor impronta global en ese sentido.

La WBW, promovida desde 1992 del 1 al 7 de agosto por la Alianza Mundial para la Lactancia Materna (WABA), surgió como un espacio de reivindicación del documento conjunto lanzado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Fodo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) en 1990 conocido como la Declaración de Innocenti.

La Declación se refiere al derecho de todas las mujeres a decidir si practicar lactancia materna exclusiva y a las infancias a alimentarse exclusivamente con leche materna.

La WBW, en el 2016 incluyó los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2030 (ODS) y en 2018 la OMS la decretó como estrategia primordial para la promoción de la lactancia materna.

Sus ejes temáticos han recorrido desde los sistemas de salud, mujeres y trabajo hasta el código internacional de comercialización de sucedáneos de la leche materna, convocando este 2021 a “Proteger la lactancia materna: Una responsabilidad compartida”.

Acompañan las celebraciones anuales de la WBW organizaciones de larga data como la Liga de la Leche (LLLI) que alcanza más de 63 países y de 300.000 mujeres  y otras de surgimientos más recientes como el movimiento social del lactivismo, como expresión global del deseo de las mujeres madres biológicas o adoptivas a seguir decidiendo sobre sus propios cuerpos y exigir políticas de estados que reconozca a la lactancia materna como un asunto de salud pública.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.