• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Según un informe de la Universidad Católica Argentina, actualmente la pobreza alcanza el 34,5 por ciento de la población.

Según un informe de la Universidad Católica Argentina, actualmente la pobreza alcanza el 34,5 por ciento de la población. | Foto: La Izquierda Diario

Publicado 2 junio 2018

En tres años, el incremento de los servicios públicos del Gobierno de Macri han afectado de manera transversal a todos los hogares de Argentina.

Pese a la aprobación de la ley antitarifazos, decidida por el Congreso durante la madrugada del pasado 31 de mayo, el presidente de Argentina, Mauricio Macri, echó por tierra la iniciativa con un veto total firmado antes de la aprobación, manteniéndose el alza en los servicios públicos del país suramericano. 

El argumento del Ejecutivo se amparó en el costo fiscal y la inconstitucionalidad de la ley, pese a haber sido debatida y proclamada en el Parlamento. 

¿Cómo han cambiado las cosas para las familias argentinas?

Según un informe del Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad de Avellaneda, el actual pago de servicios públicos implica un 21 por ciento de los ingresos familiares. En 2015, solo había que destinar el 6 por ciento del salario para el pago de las tarifas, es decir, un 15 por ciento menos que hoy. 

>> Macri veta ley de emergencia tarifaria aprobada por el Senado

En 2017 el Ministerio de Trabajo determinó que el sueldo mínimo pasaría a 10.000 pesos argentinos para julio de ese año. Con base en este ingreso, un trabajador debería destinar alrededor de 2.100 pesos argentinos solo para afrontar las tarifas, contra los 600 que necesitaba en 2015. Son 1.500 de diferencia entre la época sin tarifazos y la de los aumentos.

Para un salario mínimo, los 2.100 que demanda el pago de los servicios básicos, implican 84 litros de leche menos al mes o 67 kilos de pan menos al mes. Esto, tomando en cuenta que las familias no solo pagan tarifas de este tipo, sino también en viviendas alquiladas se destina un arriendo promedio de 7.000 pesos argentinos, según un informe de Reporte Inmobiliario para la Ciudad. Eso, sin contar los gastos de comida.

La pobreza energética

El término "pobreza energética", que comenzó a usarse hace algunos años en Europa, se refiere a la situación que sufren los hogares que son incapaces de pagar los servicios mínimos de energía que puedan satisfacer sus necesidades domésticas básicas, o que se ven obligados a destinar una parte excesiva de sus ingresos a pagar las facturas energéticas de sus viviendas.

Según el Centro de Economía Política Argentina (CEPA) el 52 por ciento de la población de Buenos Aires se encontraba en situación de pobreza energética a fines de 2017.

Según el Observatorio de la Energía (OETEC), para abril de 2018 existían en la capital, alrededor de 470.000 personas en esa situación, esto equivale a un 15,5 por ciento de la población. 

Las cifras del costo de la vida

Según un reportaje de la BBC de Londres, los incrementos en los servicios públicos desde que asumió Mauricio Macri (diciembre de 2015) hasta abril de 2018, han sido los siguientes:

Agua: 375 por ciento

Gas: hasta 300 por ciento

Transporte: 100 por ciento

Electricidad: 700 por ciento, en algunos usuarios.

Un informe del Observatorio de Deuda Social de la Universidad Católica Argentina, publicado en abril, advirtió que la pobreza había alcanzado un 29 por ciento en 2015, durante el último año de gobierno liderado por la expresidenta Cristina Fernández, pero en lo que va de la gestión de Mauricio Macri, la pobreza ha llegado a un 34,5 por ciento. Es decir, 13 millones de pobres en una población de 43,85 millones de argentinos.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.