• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Los familiares se acercaron al lugar en el que estaba Macri, pero este se negó a atenderlos.

Los familiares se acercaron al lugar en el que estaba Macri, pero este se negó a atenderlos. | Foto: El Destape

Publicado 3 abril 2018

Según informaron a los familiares de la tripulación del submarino, la embarcación rusa Yantar dio por terminadas sus labores de búsqueda.

Los familiares de los tripulantes del ARA San Juan fueron informados este lunes que la última embarcación internacional dedicada a la búsqueda del submarino, el buque ruso Yantar, dio por finalizada su misión.

En el aniversario del Veterano de Guerra y de los Caídos en Malvinas, se conoció que el buque oceanográfico ruso abandonó la búsqueda. Asimismo, se retiran con él los dos pequeños vehículos que se pueden sumergir hasta seis mil metros de profundidad. 

>> Argentina: Congreso cita a ministro de Defensa por ARA San Juan

De esta manera, sólo queda un buque argentino, el ARA “Islas Argentinas”.

Los familiares de los 44 marinos fueron notificados de la novedad por el jefe de la base, el capitán de navío Gabriel Atis.

Macri se niega a recibir a los familiares

Tras conocerse la noticia, dos representantes del grupo que permanece en la base naval de Mar del Plata se dirigieron al club de golf de la localidad para intentar hablar con el presidente argentino Mauricio Macri, quien se negó a atenderlas.

Al enterarse del alejamiento del buque ruso, Malvinas Vallejos, hermana del suboficial Celso Oscar Vallejos, y Andrea Mereles, mujer de Ricardo Gabriel Alfaro, decidieron acercarse al lugar para hablar con el mandatario. Sin embargo, su intento fue en vano. 

"Fuimos respetuosamente y lo tuvimos a dos metros, pensamos que iba a atendernos cinco minutos. Pero su respuesta fue ignorarnos y se fue en helicóptero", señaló Vallejos.

Según revelaron los familiares, su intención era pedir que el Gobierno contratara directamente a la firma estadounidense Servicios Electrónicos Acuáticos (SEA), que cuenta con tecnología para barrer el lecho marino hasta 4.500 metros de profundidad.

Ya el viernes, algunos familiares se habían quejado de la actitud del jefe de Estado, quien había llegado hasta ahí para practicar uno de sus deportes favoritos sin reparar en que ellos estaban a apenas un kilómetro.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.