• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
El presidente Aoun enfrenta una crisis política que no logra concretar la designación de un nuevo primer ministro.

El presidente Aoun enfrenta una crisis política que no logra concretar la designación de un nuevo primer ministro. | Foto: EFE

Publicado 15 octubre 2020


Blogs



El aplazamiento de las rondas deja en suspenso la instalación de un nuevo Gobierno en Líbano en medio de la crisis.

El presidente de Líbano, Michel Aoun, aplazó las consultas parlamentarias previstas para este jueves, cuyo propósito consistía en designar un nuevo primer ministro que a su vez ponga en marcha la instalación del Gobierno en medio de la crisis política que vive el país.

LEA TAMBIÉN: 

Pdte. libanés lamenta falta de acuerdo para formar Gobierno

De acuerdo a una comunicación de la oficina presidencial existen desavenencias con los dos principales partidos cristianos, Corriente Patriótica Libre y Fuerzas Libanesas, para dar su visto bueno al candidato Saad Hariri como jefe de Gobierno. En la misma nota se indica que Aoun realizará las audiencias correspondientes la próxima semana, al citar dificultades aún por resolver.

En respuesta, el titular del Parlamento libanés, Nabih Berri, rechazó la decisión de postergar las consultas que alargan la formación del nuevo gabinete mientras el país sigue acéfalo de dirección y la situación económica empeora. Hariri se presentaba como el candidato seguro de una mayoría parlamentaria para la designación, pese al rechazo de los dos principales bloques cristianos.

Líbano tiene inestabilidad en el Gobierno desde la renuncia de Hassan Diab el 10 de agosto pasado, a raíz de la explosión ocurrida en el puerto de Beirut. Su sustituto, Mustafá Adib, también dimitió el 26 de septiembre último, en medio de una crisis política y económica prolongada.

Diab presentó su renuncia al verse sobrepasado ante la agudización de la crisis nacional causada por el incidente explosivo que mató a unas 192 personas, hirió a otras 6.500 y dejó sin vivienda a unas 300.000.

Por su parte, Adib no pudo llegar a instalar un Gabinete de 14 especialistas alejados de los partidos políticos con el cual aspiraba a materializar la iniciativa del presidente francés, Emmanuel Macron, quien en una visita relámpago a Beirut hizo tales propuestas.

En este contexto, las dos principales bancadas cristianas se oponen a la designación de Hariri como parte de un reflejo de tensiones con el exprimer ministro y jefe del partido Corriente Futuro.

Según la Constitución, Aoun debe designar a un candidato musulmán sunita para primer ministro con apoyo mayoritario de los bloques parlamentarios que, en una sesión del Congreso, dan un voto de confianza al Gobierno.

Hariri es favorito para formar el próximo Gabinete en virtud de su amplia base de poder dentro de la comunidad sunita, ya que su partido cuenta con 19 legisladores a los cuales también acompañan los 30 de la bancada musulmán chiita de Hizbulah y Amal y sus aliados, Movimiento Marada y Partido Nacional Social Sirio.

El Parlamento libanés lo integran 128 personas, repartidos por igual entre islámicos y cristianos, aunque desde agosto solo hay 120 curules cubiertos debido a renuncias. Con una mayoría simple en el Legislativo, el exprimer ministro volvería al cargo que abandonó hace un año cuando una sublevación popular masiva exigió la salida de la élite política gobernante.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.