• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
En virtud de este fallo, el exgobernante tendrá que enfrentar un nuevo juicio por los hechos sucedidos en 2003.

En virtud de este fallo, el exgobernante tendrá que enfrentar un nuevo juicio por los hechos sucedidos en 2003. | Foto: EFE

Publicado 4 agosto 2020


Blogs



El expresidente y uno de sus exministros habían sido procesados por sus presuntos vínculos con la "masacre de Octubre".

Una corte de apelaciones de Estados Unidos anuló el fallo favorable al expresidente boliviano Gonzalo Sánchez de Lozada y el exministro Carlos Sánchez Berzaín por sus presuntos vínculos con la masacre de octubre de 2003 durante las protestas populares que se desarrollaron contra la exportación de gas boliviano a Estados Unidos.

LEA TAMBIÉN:

TSE de Bolivia aprueba calendario electoral pese a protestas

La Corte de Apelaciones de Fort Lauderdale, Florida responsabilizó en abril de 2018 a ambos políticos bolivianos de la muerte de ocho indígenas como consecuencia de la represión contra los manifestantes.

Les exigió también pagar compensaciones de 10 millones de dólares a los familiares de las víctimas del hecho que pasó a la historia como Octubre Negro. Sin embargo, un mes después, se anuló esa decisión al considerar que las pruebas no responsabilizaban directamente al exmandatario.

El nuevo fallo de este lunes responde a la demanda para restaurar la decisión inicial, precisó la prensa local.

“Es un momento importante en la lucha por la rendición de cuentas, no solo para las familias, sino para toda Bolivia”, aseguró el abogado Thomas Becker, quien detalló que el Tribunal de Apelaciones respetó el derecho de los demandantes a un nuevo juicio.

El juicio, el primero sobre derechos humanos contra un exjefe de Estado, se amparó en la Ley de Protección a Víctimas de Tortura que autoriza demandas en tribunales federales de Estados Unidos por ejecuciones extrajudiciales.

Sánchez de Lozada, miembro del Movimiento Nacionalista Revolucionario, gobernó Bolivia de 1993 a 1997 y luego entre 2002 y 2003. En ese último período, se enfrentó a una revuelta social con un despliegue de militares en las ciudades de El Alto y La Paz, represión que provocó la muerte de más de 80 personas y dejó 400 heridos aproximadamente.

El expresidente y varios de sus ministros huyeron de Bolivia para evadir procesos por delitos de genocidio en la modalidad de masacre sangrienta y homicidio.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.