• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
De sus versos, de sus canciones, de sus palabras nos apropiamos desde diversas fronteras

De sus versos, de sus canciones, de sus palabras nos apropiamos desde diversas fronteras | Foto: Mppci

Publicado 16 febrero 2021


Blogs



Alí Primera alienta el sentimiento patriótico por ello la juventud venezolana ha heredado la combatividad expuesta en sus canciones.

Este martes se cumplen 36 años de la partida física de uno de los músicos militantes de América Latina y el Caribe. El Cantor del Pueblo venezolano, Alí Primera compuso no sólo canciones, sino declaraciones y pensamientos guías que trascienden y alertan a los pueblos que luchan por una vida feliz.

LEA TAMBIÉN

¿Cuál fue el impacto histórico del Congreso de Angostura?

Su pensamiento y su militancia es el trayecto de las letras de sus composiciones musicales, que reflejan la identidad de Venezuela, pero también el legado de la canción latinoamericana que produjera Violeta Parra, Atahualpa Yupanqui o Rafael Pío Alvarado…. De sus versos, de sus canciones, de sus palabras nos apropiamos desde diversas fronteras.  

Canción Bolivariana … Hoy y siempre


“Bolívar Bolivariano no es un pensamiento muerto, y mucho menos un santo para prenderle una vela. Un niño de Venezuela tuvo un encuentro con él, puede ser imaginario, pero pudo suceder”.  “Y esto lo conversaron Bolívar y el carajito, de bajo de un arbolito que se salvó de la quema, debajo de un arbolito que se salvó de la quema”.

“Al pueblo tratan de quitarle la memoria…”. Canción Bolivariana es un manifiesto de Alí Primera, la recreación de un momento histórico que trasciende hasta nuestros días y que nos confirma aquellas palabras de Bolívar: “los Estados Unidos parecen destinados por la Providencia a plagar la América de miseria”.

 

"Para ser mi libertador, tuviste que primero ser mi amigo… Tú te vas de pueblo en pueblo para despertar a la gente, que alcen más y más la frente para merecer la gloria (…) que si el pueblo está dormido nunca ganará la gloria".

El signo de la organización y de la construcción colectiva para hacer política fue expuesto en las canciones de Alí Primera, como siempre cantándole al pueblo: “la burguesía es hija de la colonia y viceversa. Si la lucha se dispersa no habrá victoria popular en el combate”.

No basta rezar…  

 

“No, no, no basta rezar, hacen falta muchas cosas para conseguir la paz”.

La Guerra contra Vietnam fue expuesta por Alí Primera en su tema musical No basta rezar. Una crítica a la creencia sin compromiso político es expuesta por el Cantor del Pueblo. “Nada se puede lograr si no hay revolución”, dijo, en un compromiso con la liberación nacional y la transformación.  

“Distinguir a fondo los que van comiendo voces y defecando demonios”, un fragmento de su composición Zapatos de mi conciencia. “De verdad que las estatuas bajo las aves dan pena”, por eso Alí Primera insistió que los zapatos de su conciencia mal que bien lo iban llevando en la construcción de su nación.

Techos….  ¿de cartón?

Techos de cartón es una canción que fue lanzada en 1972, la cual hace referencia a la situación de desigualdad entre las clases sociales, y la pobreza reflejada en la cotidianidad del espacio donde habitamos.  

“Qué triste, se oye la lluvia en los techos de cartón, qué triste vive mi gente, en las casas de cartón…Qué lejos pasa la esperanza en los techos de cartón".

 

Quienes mueren luchando…

Los que mueren por la vida no pueden llamarse muertos es una consigna que enarbola las marchas en distintos territorios del continente latinoamericano. Fue tomada de la canción de Alí Primera Los que mueren por la vida.

“Que tu voz sea disparo, que con las armas del pueblo no habrá canto desarmado”, es una de las claras convicciones de la gestación de lo popular.  Para Alí Primera el pueblo tiene la palabra y hará uso de ella para denunciar, construir, protestar.

 

Canción mansa para un pueblo bravo

El río se enfrenta al mar, expresó el cantor del pueblo en Canción mansa para un pueblo bravo. “Esa esperanza será verdad”, precisó. “Ya la gente empezó a sembrar”, como la expresión más clara del cambio político resultado de la formación constante de la conciencia emancipadora.

“Yo sé que un día tuviste sueños, moviste un río cuando pequeño, pero tu alma se te alegraba con la llegada del vendaval… A veces pienso que todo el pueblo es un muchacho que va corriendo tras la esperanza que se le va… La sangre joven y al sueño viejo, pero dejando de ser pendejo, esa esperanza será verdad”.

 

Siempre… desde los principios

“No dejaremos que cierren la linda puerta que siempre ha estado abierta a la vida”. “Yo no me quedo en la casa porque al combate me voy”. Al combate me voy es una de las canciones de Alí Primera del disco Abran la puerta.  “Vamos a darle besos al jardín que quedó en los ojos de Bolívar”, “para defender la puerta, es decir la tierra misma”, como la máxima expresión de la defensa de los ideales, de los derechos, de los principios.

 

“La patria es el hombre”… y la mujer. La patria somos

"La tristeza de mi pueblo será convertida en fuerzas, para que no siga enfermo de conformismo en el alma""La patria es el hombre", es la mujer, es quien trabaja, quien se levanta, quien ama, quien edifica.  

Alí Primera alienta en la juventud el sentimiento patriótico y por ello la juventud venezolana ha heredado la combatividad expuesta en sus canciones y las ha trasladado no solo a su propia música sino a su vida cotidiana. Este es el caso de Ali Alejandro Primera, sobrino de quien fuera llamado el Padre Cantor. 

 

La cantautora venezolana Yolanda Delgado elogió la sangre artística del cantautor Ali Alejandro Primera, quien heredó la militancia del verso de su tío. Con palabras de reconocimiento a la obra en el catálogo de su disco Abril, dijo: “Por eso Alí por un lado, Alejandro, por el otro, primera fusionando los dos vocablos”.

“Después comencé a sentirlo en tarimas de solidaridad… En cantos de Patria y conciencia… Por allí, por los caminos del Nuevo Canto (que es viejo, que es nuevo, que es la vida misma de los pueblos del Sur)… supe que llevaba el inquieto duende de la creación en el alma, y la firmeza de saber de dónde venía y hacia dónde dirigía sus sonoridades, en la conciencia. Recordé con su canto la máxima de un hombre de teatro de la hermana República oriental del Uruguay: ‘es que el talento dejó de ser un privilegio, para convertirse en una responsabilidad’…”


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.