• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
"Estamos profundamente preocupados por los niveles alarmantes (...) de inacción (de los gobiernos)". Tedros Adhanom Gebreyesus, Director General de la OMS.

"Estamos profundamente preocupados por los niveles alarmantes (...) de inacción (de los gobiernos)". Tedros Adhanom Gebreyesus, Director General de la OMS. | Foto: EFE

Publicado 14 marzo 2020 (Hace 3 horas 28 minutos)


Blogs



Los gobernantes a nivel mundial han respondido de las más diversas formas a las exigencias del enfrentamiento al Covid-19.

Al informar al mundo la decisión de clasificar como pandemia la proliferación del nuevo coronavirus, el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Gebreyesus, manifestó que entre sus principales preocupaciones estaba el “alarmante nivel de inacción” ante la epidemia.

LEA TAMBIÉN

OMS declara pandemia global de coronavirus

La mayoría de los Gobiernos han sostenido un discurso que apunta al enfrentamiento resuelto del fenómeno, pero los hechos no siempre apuntan en esa dirección. Abundan los ejemplos que fundamentan los desvelos de la OMS en este sentido.

El coste de las pruebas y demás tratamientos asociados con el nuevo coronavirus concentra las miradas del mundo, pues va más allá de ser un ejemplo palpable de desatención a las demandas de la OMS, y se convierte en una muestra de las grandes diferencias que existen en el mundo en materia de garantías sociales.

En casi toda Europa, la cobertura pública de salud garantiza este derecho, pero no dejan de existir centros privados, en los que el test de detección cuesta entre 150 y 190 euros, que no son cubiertos por los seguros médicos.

El jefe de Gobierno español, Pedro Sánchez, señaló que el país superará esta vicisitud, "anunciamos que queda suspendida toda actividad comercial minorista a excepción de productos de primera necesidad", añadió. 

Asimismo, el Ejecutivo francés indicó que en el país los lugares de comercio de menor escala como bares, centros comerciales, bares, teatros de cine y restaurantes permanecerán cerrados. 

En Latinoamérica, pese a algunos esfuerzos que se hacen para que sectores vulnerables accedan a las pruebas gratuitamente, éstas siguen teniendo un costo alto, por ejemplo, 20.000 pesos en Chile y 4,500 pesos en México.

El presidente colombiano, Iván Duque, anunció que turistas procedentes de Europa y Asia, tendrán que someterse a un chequeo médico en los aeropuertos en las ciudades principales del país. 

Por su parte, el jefe de Estado ecuatoriano, Lenín Moreno, indició que las autoridades sanitarias están cumpliendo las normas que se dictaminó desde el Ejecutivo, " se prohibirá el ingreso de extranjeros al país, desde el 16 de marzo, y de ecuatorianos y residentes, desde el 17, se prohibirán eventos masivos, incluidos los de Semana Santa", agregó. 

Asimismo, reiteró que toda persona fallecida por el coronavirus será cremada, "se establecerá protocolo de visitas a cárceles, habrán sanciones acordes con la ley a quienes impidan atención médica y paso de vehículos sanitarios", añadió.

Las pruebas tienen un valor no accesible para todos los ciudadanos, en un sistema en el que, si el paciente no paga, no puede hacerse el test, por muy peligrosa que sea la posible enfermedad.

Las autoridades mexicanas, anunciaron la suspensión de clases en todas las escuelas y colegios desde el 20 de marzo hasta el próximo 20 de abril, con el propósito de prevenir la expansión del virus, asimismo, los hospitales públicos están preparados para atender a la población. 

Estados Unidos presenta la situación que más repercusión ha tenido, pues una factura por realización del test de coronavirus puede rondar los 3.200 dólares. Solamente la prueba en sí cuesta 1.331 dólares, según informó el representante por el Estado de California, Katie Porter.

El gobernador de ese mismo estado ha pedido a las entidades aseguradoras que asuman los costos de los tests para detectar Covid-19, algo que no se repite igual a nivel nacional.

Además, no se ha esclarecido qué va a pasar con los más de 20 millones de estadounidenses que, según cálculos, carecen totalmente de seguro médico.

Esta situación contrasta con la postura que asumen otras naciones, como Cuba y Venezuela, así como varios países europeos y la mayoría de los asiáticos, los cuales garantizan de manera gratuita la realización de los tests de detección del virus y la atención integral del paciente.

Las autoridades internacionales temen que esta situación afecte sensiblemente la fiabilidad de los datos que se manejan, en cuanto a cantidades de enfermos y fallecidos por la pandemia, así como en la percepción del riesgo de propagación de la misma y en el control real de sus efectos. 


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.