• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
La orquesta brilló con música latinoamericana. (Foto: Correo del Orinoco)

La orquesta brilló con música latinoamericana. (Foto: Correo del Orinoco)

Publicado 3 noviembre 2014

Con las obras Santa Cruz de Pacairigua, Sensemayá y la Sinfonía N° 7, de Shostakovich, la agrupación del Sistema comenzó su gira Europa 2014

La Orquesta Sinfónica Juvenil de Caracas (SJC) inició su Gira Europa 2014 con un concierto inolvidable en el Tonhalle de Zúrich, Suiza. La agrupación se atrevió a abrir un concierto con dos obras de compositores latinoamericanos. Fue como si durante 45 minutos el Atlántico hubiera desaparecido y, América Latina y Europa, solo estuvieran separadas por un puente ancho en el que tocaba una orquesta enorme formada por 200 personas.

Casi 1000 espectadores elogiaron el “Canto para matar una culebra”,  subtítulo de la obra Sensemayá, que el mexicano Silvestre Revueltas compuso luego de escuchar el poema del cubano Nicolás Guillén.

La SJC fue aplaudida durante casi 10 minutos luego de tocar la Séptima Sinfonía “Leningrado”, de Shostakovich. En una sala inaugurada en 1895, coronada con retratos y nombres de grandes músicos, y frente a un escenario al que tuvieron que agregarle 2,5 metros de tarima (debido al inusual número de músicos), el público se puso de pie.

Los europeos se sorprendieron al constatar el talento de las y los jóvenes venezolanos, con una edad promedio entre 14 y 25 años, que interpretaron una compleja sinfonía que dura 1 hora y 15 minutos con la impronta de una orquesta profesional.

En un conversatorio luego del concierto, el maestro José Antonio Abreu, fundador del Sistema y Dietrich Paredes, director de la SJC, atendieron la curiosidad del público que quería saber más sobre el programa musical venezolano, tanto que al día siguiente decenas de personas asistieron a otro encuentro, en el que el tema central fue cómo se puede adaptar este modelo pedagógico y social a otros países.

Los profesores de Superar Suiza, proyecto musical inspirado en el Sistema de Orquestas de Venezuela, entre otras iniciativas, salieron muy motivados al recordar que hace 40 años eran sólo 11 niños los que tocaban en un garaje y hoy son 500.000 las y los jóvenes que tocan y cantan en todos los estados de Venezuela.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.