• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Familias han tenido que separarse y huir de su país ante el drama que viven por el conflicto armado.

Familias han tenido que separarse y huir de su país ante el drama que viven por el conflicto armado. | Foto: Archivo

Publicado 15 marzo 2017

Seis años de sufrimiento, desesperación y violencia han vivido millones de sirios. Los niños de ese país que cumplirán 7 años no han conocido otra forma de vida que no sea la guerra. 

La gran guerra que vive Siria desde marzo de 2011, producto de las agresiones terroristas más sangrientas desde la invasión estadounidense a Iraq y Afganistán, ha dejado más de 450.000 muertos, de acuerdo con cifras de la Organización de Naciones Unidas (ONU). 

Al menos 11 millones de sirios ahora son refugiados o han sido desplazados. Unos 652 niños fueron asesinados en 2016, 255 de ellos cerca de una escuela. Otros 850 fueron reclutados para luchar en el conflicto.

Conoce algunas historias y testimonios registrados por organismos adscritos a la Organización de Naciones Unidas, como Agencia de la ONU para los Refugiados (Acnur), el Fondo para la Infancia de las Naciones Unidas (Unicef), el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OHCHR) y medios de comunicación.

El drama de los niños en Siria

Seis años de sufrimiento, desesperación y violencia han vivido millones de sirios. El año 2016 fue el peor de todos. Las niñas y niños sirios que cumplirán 7 años no han conocido otra forma de vida que no sea la guerra. 

"No hay un solo niño que no esté padeciendo por esta guerra que parece no terminar. Entre bombas, disparos y explosiones, los niños mueren en silencio para el resto del mundo", asevera Unicef.

Un informe de la organización defensora de los derechos de la infancia revela los testimonios de niños y adolescentes testigos y víctimas de la violencia generada por terroristas. Huyeron de su país y ahora son refugiados.

Hassan, de 14 años, que permanece refugiado en el campo de Zaatari, en Jordania, sostuvo que tras el impacto de un misil en un funeral “sacamos los cadáveres, encontré partes de cuerpos una sobre otra en todos lados, cuando llegamos a la mezquita encontramos decenas y decenas de cadáveres. Los perros comieron los cuerpos por días".

"Los perros comieron los cuerpos por días"

Wael, de 16 años, dijo que "un pequeño de 6 años fue torturado más que ningún otro en una habitación. Solo sobrevivió durante tres días y después murió".

Jalid, de 15 años, contó que fue torturado en su antigua escuela. "¿Ve estas marcas? Mis manos estaban atadas con una cuerda de plástico. Atadas muy apretadas. Había niños en mi celda, con las manos atadas de la misma forma. Uno por uno aplastaban su cigarrillo en mí. Mira, estas son las cicatrices", expresó el niño.

Jóvenes violadas por el Daesh

Los terroristas del autodenominado Estado Islámico (Daesh en árabe) han reclutado a cientos de mujeres y adolescentes, muchas de ellas han sufrido graves violaciones a sus derechos humanos.

Tres jóvenes de la minoría yazidí que lograron escapar del Daesh contaron en una entrevista a la BBC que fueron violadas hasta cinco veces al día.

"Una muchacha fue al baño y se cortó una de las muñecas. Como no murió, se cortó la garganta. Los guardias me buscaron y me dijeron que fuese a identificarla. Dijeron que era mi amiga. No la pude reconocer. Había demasiada sangre en su cara. Los guardias la envolvieron en una sábana y la lanzaron a la basura", relató Bushra, de 20 años.

“Los guardias la envolvieron en una sábana y la lanzaron a la basura”

"En una noche, atacaron dos pueblos vecinos. Hubo combates hasta las seis de la mañana. Nuestros familiares en el pueblo cercano nos dijeron que nos fuéramos porque no había soldados peshmergas, sólo hombres yazidíes. Pero los peshmergas de nuestro pueblo nos dijeron que nos quedáramos y que no nos preocupáramos porque ellos nos defenderían", relató la víctima.

Noor, de 21 años, contó como el Daesh invadió su pueblo. "Separaron a los hombres de las mujeres y los niños, se los llevaron y les dispararon. Yo tengo siete hermanos, uno de ellos consiguió escapar. Los otros seis todavía están desaparecidos. A mi madre se la llevaron junto a otras 70 mujeres mayores. Vimos un excavadora y oímos tiros".

"Salman y sus guardias me golpearon y me quemaron con cigarrillos. Salman me ordenó que me desvistiera, me dijo: 'Te advertí de que no te escaparas, ahora sabrás cuál es tu castigo'. Dejó que los seis guardias entraran, cerraran la puerta y me violaran brutalmente. No sé cuántas veces", relató Noor.

Munira, con 16 años de edad, relató que los terroristas las llevaron a un salón de clases de la escuela de su pueblo y escogían a quienes querían llevarse.

"Los comandantes tienen entre 50 y 70 años. Yo tenía 15 años cuando fui escogida por un comandante. Dijo que las chicas menores eran mejores que las mayores. Ellos usualmente escogen a las más bellas y jóvenes para sí", explicó.

El drama de ser refugiado

El conflicto armado ha hecho que miles de sirios huyan de su país y se conviertan en refugiados. La mayoría viaja a Europa y afrontan los riesgos que implica llegar a países de esta región que en algunos casos cierran sus fronteras y le impiden el ingreso. Otros arriesgan sus vidas tratando de cruzar el mar Mediterráneo.

El dato: Siria ahora es el país con mayor cantidad de refugiados en el mundo, por encima de Afganistán, Somalia y el resto de los países de África y Medio Oriente combinados.

Ahmed de 6 años, en Horgos (Serbia): Lleva su propia maleta en las grandes distancias que su familia recorre a pie. "Él es muy valiente y solo llora algunas veces por la noche", explicó su tío que cuida de él después que su padre fuera asesinado en su ciudad natal, Deir ez-Zor, al norte de Siria. 

Ralia de 7 años y Rahaf de 13, en Beirut (Líbano): Viven en las calles de Beirut, son de Damasco. Una granada mató a la madre y a su hermano. 

Actualmente, el Líbano es el hogar de más dos millones de refugiados sirios, entre registrados y no registrados, lo que significa que los refugiados constituyen ahora un tercio de toda la población libanesa.

Maram de 8 años, en Ammán (Jordania): Una vez se rompió la mandíbula porque le cayó un trozo de tejado sobre su cabeza cuando un misil impactó en su casa. Sufrió traumatismo craneal, lo que le causó una hemorragia cerebral y estuvo en coma durante 11 días. Su madre y ella fueron enviadas en avión a la frontera de Jordania.

Shehd de 7 años, en la frontera húngara: Su madre relata que si la familia hubiese sabido lo complicado que era realizar el viaje, se habría quedado en Siria corriendo el riesgo. 

Hungría es uno de los países de la Unión Europea, junto a Eslovenia, Eslovaquia República Checa y Rumania, que se han negado a recibir cuotas de refugiados. Esa nación construyó una valla alambrada de más de 175 kilómetros de extensión para detener la oleada de refugiados que llegan desde Serbia.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.