• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Publicado 5 septiembre 2015

El vicepresidente Jorge Arreaza expuso las razones que tuvo Venezuela para decretar el estado de excepción en el fronterizo estado Táchira.

El vicepresidente de Venezuela, Jorge Arreaza sostuvo una reunión este sábado con una delegación de Argentina y Brasil, para conversar sobre la situación fronteriza que mantiene su país con Colombia, en aras de fomentar el diálogo y la cooperación por una zona limítrofe de paz. 

La reunión se desarrolló en la sede de la Vicepresidencia de la República, a donde asistieron los ministros de Relaciones Exteriores Héctor Timerman y Mauro Vieira, Argentina y Brasil, respectivamente, quienes ya se encuentran rumbo a Jamaica para reunirse con el mandatario Nicolás Maduro en la X Cumbre de Petrocaribe y seguir tratando así el tema fronterizo. 

“Ellos se han llevado la información del análisis de todos los temas que involucran el conflicto fronterizo. Le agradecemos a la Presidenta de Argentina, Cristina Fernández y a la mandataria Dilma Rousseff por su preocupación y por el esfuerzo”, emplazó Arreaza. 

Lea aquí→ Capturan otros 14 paramilitares en estado de Venezuela fronterizo con Colombia

El vicemandatario venezolano expresó que la diplomacia del Sur seguirá garantizando que “seamos un territorio lleno de paz”.

Arreaza destacó que en la reunión hicieron un estudio conjunto de la frontera en la que él pudo relatar la historia de estas naciones hermanas destinadas a convivir juntas pero con realidades internas muy visibles.

“Somos Repúblicas hermanas que estamos superando situaciones y que vamos a diseñar soluciones bilaterales, con la ayuda de nuestros hermanos del sur, apuntó.

Recordó que Venezuela ha acogido a casi seis millones de colombianos quienes han tenido acceso a los beneficios sociales que se desarrollan en revolución.

Los cancilleres llegaron a Venezuela tras reunirse el pasado jueves con su par colombiana María Ángela Holguín, a quien instaron a establecer el diálogo con Venezuela. De acuerdo con un comunicado que emitió la cancillería de Argentina, “los dos cancilleres buscan contribuir con la solución a los problemas humanitarios y económicos en la frontera”. 

En declaraciones anteriores, Arreaza junto con el Defensor del Pueblo, Tarek William Saab, sostuvieron una reunión con diversos representantes de organismos  y cuerpos diplomáticos internacionales donde dejaron clara la postura de su país ante la situación fronteriza que viven con Colombia.

“Le hemos explicado que tenemos años pidiéndole a Colombia que revise su política monetaria, y el porqué el bolívar allá tiene dos tipos de cambio. Es la única moneda en Colombia con dos tipos de cambio. Y juegan, hacen un carrusel con la moneda entre el peso y el bolívar, a veces involucran al dólar ilegal y están desangrando a la economía venezolana”, enfatizó Arreaza.

Esta misma explicación al igual que otras tantas que ha planteado el Estado Venezolano fue expuesta a los cancilleres a fin de que conozcan la postura del Gobierno venezolano. 

Lea aquí→ Maduro: "Yo quiero una frontera de paz con Colombia"

Contexto:

El 19 de agosto el presidente Nicolás Maduro decretó un estado de excepción en la zona limítrofe de la Región Andina (colindante con Colombia) en aras de recuperar el control y la seguridad fronteriza, luego de que efectivos de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) fueron heridos de gravedad mientras investigaban el contrabando de extracción en el lugar. 

Desde entonces se cerró de manera preventiva la frontera con Colombia, mientras se desplegó la Operación Liberación del Pueblo (OLP) en cinco municipios del estado Táchira (suroeste de Venezuela):  Bolívar, Ureña, Junín, Libertad e Independencia, que después fue extendido a Rafael Urdaneta.

Las autoridades venezolanas con esta medida han logrado desarticular mafias de contrabando, casas de explotación laboral y sexual, así como el arresto de más de 32 paramilitares y la incautación de 500 toneladas de alimentos aproximadamente, que fueron desviadas con el propósito de ser sacadas al país vecino de forma ilegal para su especulación, como parte de la guerra económica que afronta el Gobierno de Nicolás Maduro.

Naciones suramericanas se unen al llamado de paz en la frontera colombo-venezolana para acabar con el paramilitarismo y con otros delitos como el contrabando, la especulación, los secuestros y el amedrentamiento. 


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.