• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Hugo Chávez concibió el referendo revocatorio como una herramienta para que el pueblo pudiera defenderse de los políticos que no luchaban por el bienestar del pueblo, sino que solo persiguen el poder.

Hugo Chávez concibió el referendo revocatorio como una herramienta para que el pueblo pudiera defenderse de los políticos que no luchaban por el bienestar del pueblo, sino que solo persiguen el poder. | Foto: Archivo

Publicado 15 agosto 2016

Hugo Chávez obtuvo amplio respaldo popular en el referendo revocatorio de 2004, pese a los intentos de desestabilizadores de la derecha y EE.UU.

El 15 de agosto de 2004 el entonces presidente de Venezuela, Hugo Chávez Frías, fue ratificado en sus funciones al mando del Ejecutivo de la República a través de la activación del artículo 72 de la Constitución de ese país, el cual consagra el referendo revocatorio.

El instrumento democrático y constitucional aplicado reafirmó el liderazgo bolivariano de Chávez, pese al pedido de la otrora Coordinadora Democrática (conjunto de partidos políticos, ONG opositoras) de sacarlo del poder, y con ello destruir el proceso revolucionario que se puso en marcha en febrero de 1999, y que tuvo que soportar un golpe de Estado y paro petrolero en 2002.

>> Rodríguez Araque: Revolución de Chávez no avanzará en desunión

El referendo presentó una única pregunta: ¿Está usted de acuerdo con dejar sin efecto el mandato popular otorgado mediante elecciones democráticas legítimas al ciudadano Hugo Rafael Chávez Frías como Presidente de la República Bolivariana de Venezuela para el actual periodo presidencial?

Con las opciones “Sí” para la oposición y “No” para los seguidores de la Revolución Bolivariana, el 59,10 por ciento de estos últimos respondieron de manera contundente frente al 40,64 por ciento de los votos de los partidos de derecha, marcando de nuevo la pauta en este tipo de comicios.

El apoyo de la opción del NO fue de 5 millones 800 mil 629 electores, más que suficiente para desvanecer las pretensiones de la derecha nacional, dirigidas por la Confederación de Trabajadores de Venezuela (CTV); la  Federación de Cámaras y Asociaciones de Comercio y Producción de Venezuela (Fedecámaras); la Iglesia Católica; y el Gobierno de Estados Unidos, que buscaban desatar el caos social con la revocación del mandato de Chávez. La oposición alcanzó 3 millones 989 mil 008 votos.

 

>> Maduro advierte intenciones del imperio de dividir Suramérica

El apoyo de la opción del NO fue de 5 millones 800 mil 629 electores, más que suficiente para desvanecer las pretensiones de la derecha nacional, dirigidas por la Confederación de Trabajadores de Venezuela (CTV); la  Federación de Cámaras y Asociaciones de Comercio y Producción de Venezuela (Fedecámaras); la Iglesia Católica; y el Gobierno de Estados Unidos, que buscaban desatar el caos social con la revocación del mandato de Chávez. La oposición alcanzó 3 millones 989 mil 008 votos.

En el campo de batalla

Un proceso inédito que el Comandante Hugo Chávez llamó la Batalla de Santa Inés declaró el 3 de junio: “Hoy anuncio a los venezolanos que me convierto en el comandante de la campaña de Santa Inés, a partir de hoy hasta el día del referendo revocatorio, la campaña de Santa Inés, hacia allá vamos porque tiene para mí un gran parecido, esto de la acción retrógrada de ir canalizando a la fuerza adversaria para la batalla definitiva. La batalla será el referendo revocatorio”.

EL DATO - La Batalla de Santa Inés fue un enfrentamiento militar ocurrido en el contexto de la Guerra Federal, donde el general Ezequiel Zamora combatió contra las tropas oligárquicas entre el nueve y 10 de diciembre de 1859. Los choques se dieron la capital de Barinas (sureste) hasta llegar a Santa Inés donde Zamora venció a los federales.

>> Alcalde venezolano apoya respetar lapsos legales del referendo

Chávez hizo una similitud entre aquel evento histórico y lo que estaba en juego en el referendo: la continuidad de la Revolución Bolivariana o el regreso al pasado y con ello el dominio de las élites que nunca dieron respuesta a las más básicas necesidades del pueblo venezolano.

Y efectivamente el pueblo así lo entendió, porque las filas en los centros electorales se extendieron hasta la medianoche, lo que significó la abstención más baja registrada en Venezuela con 30,08 por ciento, cifra avalada por el Consejo Nacional Electoral (CNE), máximo ente electoral de ese país. 

“Un 15 de agosto de 2004 el pueblo venezolano, de forma mayoritaria y aplastante, dio un rotundo NO para parar en seco todas las pretensiones imperialistas de dar al traste con nuestra Revolución Bolivariana (…) Y se confirmó una verdad innegable: en ningún país del mundo el ejercicio electoral, como expresión de la soberanía popular, ha sido tan continuo como en la patria de Simón Bolívar a lo largo de lo que va de siglo XXI”, escribió el líder venezolano en su columna semanal “Las líneas de Chávez”, poco tiempo después de la victoria.

>> Malas noticias y cerco contra Venezuela

Chávez celebra la victoria popular del 15 de agosto de 2004. Foto: AFP

 

>> Medios españoles apuntan campaña contra Venezuela

La siembra de la Revolución

El artículo 72 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, establece que “todos los cargos y magistraturas de elección popular son revocables. Transcurrida la mitad del período para el cual fue elegido el funcionario o funcionaria, un número no menor del veinte por ciento de los electores o electoras inscritos en la correspondiente circunscripción podrá solicitar la convocatoria de un referéndum para revocar su mandato”.

Este herramienta legislativa, tal como lo resaltó el comandante Chávez, ha sido siembra de la Revolución Bolivariana "para darle forma a un nuevo modelo democrático en Venezuela, no la vieja democracia de las élites, de aquellos candidatos que prometían villas y castillos (...) y luego que eran elegidos olvidaban a un pueblo".

 

 

 

>> CNE venezolano garantiza cumplimiento de cronograma para referendo

La derecha en su intento de otro referendo revocatorio 

Desde la partida del líder revolucionario, el actual presidente de la República Nicolás Maduro, junto a su gabinete ministerial, luchan para hacerle frente a la guerra "no convencional" de la que Venezuela y su pueblo ha sido víctima. 

Para combatir la guerra económica y sus detonantes (la especulación, el acaparamiento, el desabastecimiento y el contrabando de productos de primera necesidad), promovida por sectores de la derecha; Maduro activó la Agenda Económica Bolivariana para reimpulsar el aparato productivo y superar la actual coyuntura, causada además por la caída de los precios del petróleo en una economía profundamente rentista.

>> Guerra económica busca impulsar el referendo revocatorio

Pero a la derecha venezolana y a una parte de la comunidad internacional liderada por Estados Unidos, no les basta con la desestabilización económica y ahora recurre a la política.

Desde el año 2013 ha pretendido activar una vez más un referendo revocatorio, con la intención de apartar del Gobierno a su presidente Nicolás Maduro, pese a todos los intentos de este de tender un puente para el diálogo y la paz en el país suramericano. 

La tensión empeoró luego que el Consejo Nacional Electoral (CNE) de Venezuela, en su proceso de validación de las firmas de manifiesto de voluntad, develó estrategias fraudulentas.

>> PSUV solicitará al TSJ analizar firmas fraudulentas de solicitud de referendo

Un proceso que los líderes opositores venezolanos, encabezados por la Mesa de la Unidad Democrática tachan de poco transparente y acusan al CNE de retrasar la activación del referendo revocatorio, que desde su perspectiva, debió celebrarse a finales del año 2016.

>> La desinformación tras los plazos del revocatorio en Venezuela

"¿Por qué el CNE tiene que esperar (hasta fines de octubre para permitir la recolección de 20 por ciento de las firmas del padrón electoral), si ya cumplimos todos los requisitos que nos han planteado hasta ahora?", cuestionó Henrique Capriles, excandidato presidencial y actual gobernador estatal.

Ante el cuestionamiento del líder opositor, la presidenta del CNE, Tibisay Lucena, aclaró el compromiso del organismo rector electoral de cumplir con el cronograma del referendo revocatorio presidencial, bajo las normas para el debido proceso y en los lapsos establecidos para activarlo.

>> Voceros de la oposición venezolana cuestionan lapsos del CNE

Y así, mientras el oficialismo sostiene que los tiempos no alcanzan y que si llegase a haber referendo se llevaría a cabo en 2017; la oposición sostiene que podría realizarse fácilmente antes de que finalice 2016. Y es que para la oposición venezolana existe un factor determinante y diferencial en que una cosa u otra ocurra.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.
facebook twitter google plus instagram pinteres youtube
Suscríbete a nuestro boletín de noticias