• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Publicado 14 mayo 2016



Nicolás Maduro rechazó el golpe parlamentario contra la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, y pidió a su embajador en ese país que regresara a Caracas.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, llamó a consulta al embajador de su país en Brasil, Alberto Castelar, tras el golpe de Estado ejecutado contra la mandataria Dilma Rousseff.

El pasado jueves 12 de mayo, en horas de la madrugada, el Senado de Brasil aprobó el impeachment contra la dignataria con 55 votos a favor, 22 en contra y una abstención.

>>Rousseff: Brasil enfrenta problemas de discriminación con Gobierno interino

Ante este proceso, que irrespeta la decisión de más 54 millones de ciudadanos que votaron a favor Rousseff como presidenta, el jefe del Ejecutivo venezolano solicitó a Castelar que regresara a Caracas (capital) para revisar los asuntos correspondientes a esta medida.

“Le pedí al embajador nuestro en Brasil, Alberto Castelar que se viniera hasta Caracas, estuvimos evaluando esta dolorosa página de la historia, con una jugada totalmente injusta contra una mujer que es la primera presidenta que ha tenido el Brasil, una gran patriota, que supo enfrentar la dictadura, la cárcel”, dijo Maduro durante el Consejo de ministros que se realizó este viernes en el Palacio de Miraflores (casa de Gobierno).

“Por eso he hecho un llamado para que América levante su voz en grande, para que el Caribe levante su voz en grande, para que el mundo comprenda lo que se está haciendo, todo lo que es contra Brasil es contra América Latina, se quiere detener el empuje de un Brasil”.

 

Asimismo, mandatario venezolano advirtió quela derecha internacional tiene como objetivo desintegrar los logros de los gobiernos progresistas en América Latina.

"Puede que el virus del golpismo tome otra vez América Latina. Con este virus puede que vengan otra vez las grandes convulsiones sociales y la lucha armada de la juventud y el pueblo en resistencia. No podemos retrogradar en la historia", dijo.

 

>>Brasil: asume un gobierno de inestabilidad e incertezas

En contexto
El Senado aprobó el proceso de impeachment en la madrugada del 12 de mayo con 55 votos a favor, 22 en contra y una abstención (de 78 de los 81 miembros del cuerpo colegiado).
Durante los seis meses que la presidenta Rousseff estará separada del cargo, las autoridades brasileñas se encargarán de encontrar las pruebas que no fueron presentadas ni en la Cámara baja, ni en el Senado y que paradójicamente no fueron necesarias para la aprobación del juicio político.
La acusación contra Rousseff es la supuesta violación de normas fiscales al presuntamente incurrir en maniobras contables "ilegales" para "maquillar" los resultados del Gobierno en 2014 y 2015, modificar los presupuestos mediante decretos, acumular deudas y contratar créditos con la banca pública.

Comentarios
2
Comentarios
Es mostrar coherencia esa decisión del Presidente Maduro, es decencia ante la ofensiva brutal del régimen de Washington, es solidaridad y apoyo al pueblo brasileño y es valentía por parte de gobierno de Venezuela…
¿Y el resto de gobiernos de América Latina?, ¿Que esperan para llamar a sus embajadores en Brasil?. Cualquiera de esos gobiernos puede ser el próximo.
Nota sin comentarios populares.