• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
El canciller venezolano Rafael Ramírez, señaló de infelices las declaraciones de un funcionario estadounidense sobre la gestión del presidente Nicolás Maduro. (Foto: Archivo)

El canciller venezolano Rafael Ramírez, señaló de infelices las declaraciones de un funcionario estadounidense sobre la gestión del presidente Nicolás Maduro. (Foto: Archivo)

Publicado 11 octubre 2014

El canciller venezolano, Rafael Ramírez, condenó las declaraciones del jefe del Comando Sur de Estados Unidos, el general John Kelly en las que señalaba que el mandatario venezolano no representa la gestión que se merecen los venezolanos.

El Gobierno de Venezuela rechazó la injerencia del Comando Sur estadounidense por intrometerse en los asuntos internos así como los actos sistemáticos de asedio contra la nación suramericana.

El canciller venezolano, Rafael Ramírez, condenó de esta manera las declaraciones del jefe del Comando Sur de Estados Unidos, el general John Kelly, en las que fustiga la gestión del mandatario Nicolás Maduro. Enfatizó que el país no permitirá intromisiones de nadie en sus asuntos internos.

Kelly, quien dirige la citada instancia del Departamento de Defensa de Washington, dijo recientemente que el gobierno del presidente Nicolás Maduro no representa la gestión que, según él, se merecen los venezolanos.

"Cualquier país, cualquier pueblo en el siglo XXI se merece algo mejor que lo que ellos tienen", dijo el general.

Ramírez señaló que se trata de unas lamentables e infelices declaraciones, que forman parte de la permanente intromisión de Estados Unidos en los asuntos venezolanos y de su constante asedio sobre la nación suramericana.

“Lo que está de fondo es que Washington no entiende que Venezuela nunca más será su factoría petrolera, como lo era por medio de los gobiernos anteriores a la Revolución Bolivariana” precisó el diplomático.

El titular de Relaciones Exteriores de Venezuela, recordó que fue el líder socialista Hugo Chávez quien puso fin a este control externo sobre un país que era considerado como proveedor seguro y barato de energía para sustentar el desarrollo de Estados Unidos.

"Estamos decididos a ser libres", concluyó.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.