• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
  • Este programa social fue creado para ayudar a las mujeres a erradicar la pobreza y ser productivas. (Foto: Archivo)

    Este programa social fue creado para ayudar a las mujeres a erradicar la pobreza y ser productivas. (Foto: Archivo)

Publicado 23 marzo 2014

Lideresas comunitarias y voceras del poder popular en Venezuela, celebran este domingo el VIII aniversario de la Misión Madres del Barrio, creada por el Líder de la Revolución, Hugo Chávez.

Este programa social fue creado como instrumento para erradicar la pobreza extrema que históricamente golpea con más fuerza a las mujeres.

Un acto, presidido por la ministra para la Mujer y la Igualdad de Género, Andreina Tarazón, se realizó en el Teatro Nacional de Caracas, en la capital venezolana.

Un total de 98 mil 546 mujeres en todo el país han sido incluidas en la Misión Madres del Barrio, programa creado hace ocho años para proteger, principalmente, a las amas de casa, a través de su incorporación a un proceso de formación y participación en actividades socioproductivas.

Testimonios

Zoraida Pantoja, de 61 años de edad, es una de las mujeres venezolanas que ha sido incluida en este programa. Luego de pasar prácticamente toda su vida al cuidado de su hogar, en 2006 se dio la oportunidad de demostrar que podía desarrollarse en lo educativo y en lo económico y "la Misión abrió la vía para ese objetivo", dijo.

Actualmente Zoraida se dedica a la costura en una cooperativa conformada en su comunidad, una zona popular de Guatire, estado Miranda. "Ahora soy productiva y me siento mucho más realizada y conforme con lo que soy. Nunca dejé de dedicarme al hogar, pero ahora tengo espacio para aportar a la sociedad, y eso me hace sentir mucho mejor".

Yrma Ramírez -otra beneficiada- vecina del sector El Ingenio, localidad del estado Miranda (norte), recibe su aporte económico y lo destina a la repostería, lo que le permite aportar a ingreso de su hogar. "Antes no hacía nada, lo que sabía era planchar, lavar, cocinar y limpiar la casa. Todo eso dio un giro. Comencé un curso de repostería y después comencé a dedicarme a eso y con eso ayudo para llevar lo necesario para mi casa, ayudo a mi esposo a mantener el hogar y hemos visto que vivimos mucho mejor, de forma digna", expresó la beneficiada.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.