• Señal en Vivo
  • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Varufakis calificó la estrategia de la Troika como un plan políticamente tóxico.

Varufakis calificó la estrategia de la Troika como un plan políticamente tóxico. | Foto: Reuters

Publicado 22 julio 2015

Para el exministro de Finanzas de Grecia, la estrategia de los acreedores es un plan tóxico que amortizará los intereses de una deuda que es imposible de pagar.

El exministro de Finanzas de Grecia, Yanis Varoufakis, afirmó que el plan de privatización de propiedades públicas griegas impuesto por los acreedores internacionales al Gobierno de Alexis Tsipras, arruinará la economía griega.

En un artículo publicado en la web Project Syndicate, el exministro griego explicó que los acreedores internacionales pidieron que se transfirieran los activos públicos griegos a un fondo parecido a la Treuhand, “una estrategia similar a la que se recurrió después de la caída del muro de Berlín para privatizar todas las propiedades estatales de la Alemania oriental”.

Conozca qué está pagando Grecia 

Varoufakis alertó que “la Treuhand griega es un plan políticamente tóxico", ya que -según sus palabras- la recaudación administrada por la Troika se destinará a amortizar los intereses de una deuda que, como reconoce ahora el propio Fondo Monentario Internacional, es imposible de pagar.

El exfuncionario recordó que en la cumbre del pasado 12 de julio los dirigentes de la Eurozona le dictaron al primer ministro de Grecia sus condiciones para la rendición y éste “aterrorizado por las alternativas, aceptó el vengativo plan de la Troika para privatizar los activos públicos que todavía posee el estado griego”.

EN CONTEXTO

El Gobierno griego y el Eurogrupo lograron un acuerdo sobre el tercer programa de “rescate” que incluye la creación de un fondo de privatizaciones por 50 mil millones de euros (55 mil millones de dólares), además de la implementación de numerosas reformas que someten a la nación helena a recortes en el gasto social y mercado laboral, medidas que condena el pueblo griego.

La nación helena recibió este lunes un “crédito puente” de la UE con la única finalidad de que este bloque recupere el vencimiento del capital otorgado en los “rescates” anteriores durante los años 2010 y 2012, generando así una nueva deuda, mientras siguen corriendo intereses.

El desembolso de este “crédito puente” que ha sido enfocado por la mayoría de los medios de comunicación como una “ayuda a Grecia”, en realidad representa un abismo financiero para la nación helena, en vista que deberá cancelar más del 90 por ciento de la cantidad recibida, para saldar parte de la deuda de los “rescates” financieros anteriores y los intereses que estos han generado.

Grecia, de los 7 mil 160 millones de euros deberá pagar 4 mil 200 millones al Banco Central Europeo (BCE) y otros 2 mil 017 millones al Fondo Monetario Internacional (FMI), lo que suma un total de 6 mil 217 millones de euros.  Sin duda, el “crédito puente” no es una ayuda financiera, sino un dinero destinado a saldar deudas e intereses de préstamos anteriores, generando nuevos compromisos monetarios para la nación helena. Esto, la aleja de una independencia y un desarrollo productivo interno que le permita salir a flote por sus propios medios, sin condiciones o subordinaciones injerencistas.

LEA TAMBIÉN:

Presión de UE lleva a Grecia a vender islas para pagar deuda


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.