• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Donald Trump reunido junto a presidentes y representantes de Argentina, Colombia, Brasil y Panamá.

Donald Trump reunido junto a presidentes y representantes de Argentina, Colombia, Brasil y Panamá. | Foto: Reuters

Publicado 19 septiembre 2017

"Que se reúnan a hablar sobre las guerras que quiere desatar en el mundo" respondió el canciller de Venezuela, Jorge Arreaza, ante las palabras proferidas por el presidente de EE.UU. contra el gobierno de Nicolás Maduro, durante una cena en Nueva York.

El presidente de Estados Unidos (EE.UU.), Donald Trump, se refirió a Venezuela durante una cena llevada a cabo este lunes 18, junto a mandatarios y representantes de Colombia, Panamá, Brasil y Argentina, previo al inicio del 72° Debate General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU)

Trump señaló su preocupación por la "restauración plena de la democracia y las libertades políticas en Venezuela", sentado al centro de una mesa ante Michel Temer, presidente de facto de Brasil; los mandatarios Juan Manuel Santos, de Colombia, y Juan Carlos Varela de Panamá; así como también la vicepresidenta de Argentina, Gabriela MichettiPedro Pablo Kuczynski, presidente de Perú, también estaba invitado al encuentro, pero desistió de viajar tras la crisis política entre el congreso y la presidencia de su país.

>> Donald Trump mantiene postura sobre el Acuerdo de París

En la reunión, que tuvo una duración de una hora y cuarenta minutos, el mandatario indicó que los países presentes eran "algunos de los mayores aliados" de EE.UU. en la región, agregando que la situación actual en Venezuela es "completamente inaceptable".

"Estamos preparados para tomar acciones si el Gobierno de Venezuela persiste en el camino de imponer su autoridad sobre la gente de ese país", agregó Trump, sacando a flote las sanciones impuestas por su administración contra el Gobierno Bolivariano del presidente Nicolás Maduro, y no descartando otras nuevas.

Por su parte, el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, aseguró que "Reiteramos al presidente Trump, se lo reiteré yo y los demás países también, que cualquier intervención militar no tendría ningún tipo de apoyo de América latina", afirmando que Colombia era el país "más interesado en que a Venezuela le vaya bien".

Asimismo, el presidente de facto Michel Temer dijo que pese a haber "coincidencia absoluta", los mandatarios latinoamericanos se interesaron en continuar presionando, pero sin intervención externa en el país. "Todos quieren continuar la presión para resolver, pero la presión diplomática. La gente no quiere una intervención", señaló.

 

 

La postura de los mandatrios de Colombia y (de facto) de Brasil, fueron aplaudidas por el presidente boliviano, Evo Morales, quien aplaudió a sus homólogos a través de su cuenta de Twitter. 

Al ser consultado por la cena que convocaría a los representantes de dichos países, invitados por Trump, el canciller de Venezuela, Jorge Arreaza, indicó "que se reúnan a hablar sobre sus relaciones bilaterales, sobre los muros que quiere construir en el mundo, sobre las guerras que quiere desatar en el mundo", añadiendo que "de Venezuela hablamos los venezolanos exclusivamente".

 

 

Declaraciones que respaldó el embajador de Venezuela en la ONU, Rafael Ramírez, quien dijo que EE.UU. tiene "una doble moral" y que "habla de los Derechos Humanos e intervienen en Siria sin consentimiento del pueblo sirio, pero guardan silencio sobre situación de Yemén. Estados Unidos es coherente en lo que ha sido su actitud y agresividad hacia el mundo, pero inconsistente en lo que ellos proclaman en las Naciones Unidas, porque en la práctica hacen lo contrario".


 


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.