• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Organizaciones exigen que se haga justicia por el crimen de la líder indígena.

Organizaciones exigen que se haga justicia por el crimen de la líder indígena. | Foto: Goldmanprize

Publicado 8 marzo 2016



El mexicano Gustavo Castro Soto indicó en una carta que el Gobierno de Honduras prepara argucias para decir ante la opinión pública que el asesinato de Berta se debió a conflictos internos.

El testigo del asesinato de Berta Cáceres, el mexicano Gustavo Castro Soto, denunció en una carta que el Gobierno de Honduras sigue preparando sus argucias para decir ante la opinión pública que el crimen de la líder indígena se debió a conflictos internos, aún "cuando hay demandas contra quienes la habían querido asesinar". 

Señaló que solo quieren indagar lo interno del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (Copinh) "para despedazarlo y acabar con una de las principales luchas de Honduras en los últimos 20 años".

>> Honduras: denuncian manipulación del Estado en crimen de Berta 

Agregó que los sicarios saben que no murió y estarán dispuestos a cumplir con su tarea, por lo que advirtió que su vida no deja de correr peligro y eso es algo que el Gobierno hondureño no quiere ver, "intentando todavía hasta el día de hoy retenerme, para controlar la información de mis declaraciones", incluso le han proferido amenazas si se va a Tegucigalpa, capital del país. 

"Mis declaraciones les estorban para culpar a quienes quieren meter a la cárcel. No escuche carros llegar ni irse cuando el asesinato; el escenario del crimen fue modificado y alterado; las pruebas de sangre y otras dejaron líneas en blanco, que luego pueden ser alteradas; mandan a declarar a la mayoría a gente del Copinh y no a los sospechosos, tiempo atrás de estar intentando asesinar a Berta", explicó en su misiva. 

>> Carta de Gustavo Castro, desde el corazón de Berta 

Además, mencionó la mala atención que recibió por parte del Estado: no había podido cambiar su ropa llena de sangre, le retuvieron la maleta, no probó alimentos hasta hoy, porque estaba respondiendo preguntas, haciendo test y cuanta cosa se les ocurrió. "Parece que se les olvida que soy víctima y que durante 48 horas no cerré los ojos, sin descansar, atendiendo sus diligencias" expresó.

También denunció que cuando le pidieron que identificara a los responsables del crimen, lo pusieron a ver fotos y vídeos de las marchas del Copinh, pero no le han mostrado "las caras de los dueños de las empresas o sus sicarios". 

>> Piden al Gobierno mexicano dar máxima defensa a Gustavo Castro 

Asimismo, informó que la Fiscalía le solicitó que se quedara para ayudar en la reconstrucción de los hechos. 

"Espero que sea lo último que me pide este Gobierno, porque aunque no quisiera están tentados a retenerme preventivamente, porque soy el único testigo", señaló. 

Advirtió que el asesinato de la líder podrá significar para muchas empresas e intereses la oportunidad para avanzar sobre sus territorios, pero la lucha del Copinh seguirá. 

En contexto

La líder indígena y coordinadora del Consejo de Pueblos Indígenas de Honduras (Copinh), Berta Cáceres, fue asesinada en la madrugada del pasado jueves, por parte de sujetos desconocidos en el interior de su vivienda, ubicada en el sector La Esperanza, departamento del Intibucá del sur-occidente del país.

Berta Cáceres había denunciado una semana antes de su muerte el asesinato de cuatro dirigentes indígenas de la comunidad lenca.

Fue una de las fundadoras en 1993 del Copinh. Por su lucha en defensa de los recursos naturales, en el occidente de Honduras en 2015, fue galardonada con el Premio Medioambiental Goldman.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.