• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
La reforma laboral de Temer permite ampliar la jornada de trabajo de 8 horas a 12 horas diarias.

La reforma laboral de Temer permite ampliar la jornada de trabajo de 8 horas a 12 horas diarias. | Foto: EFE

Publicado 13 julio 2017





El texto fue aprobado por la Cámara de los Diputados en abril y por el Senado el pasado martes, con 50 votos a favor y 26 en contra.

El presidente de facto de Brasil, Michel Temer, sancionó este jueves la reforma laboral propuesta por su Gobierno y aprobada el martes por el Senado, que ahora pasa a tener rango de ley.

"Estamos preservando los derechos de los trabajadores, no porque queramos y sí porque la Constitución así lo determina", enfatizó Temer en un pronunciamiento en el Palacio de Planalto tras firmar la llamada "Ley de la Modernización del Trabajo", que entrará en vigor en 120 días.

"Las protestas se hacen pero la caravana va pasando, no tengo duda, si hicimos esto en 14 meses, imaginen lo que haremos en otro año y medio de Gobierno" detalló el mandatario. 

La reforma se aprobó luego de una protesta de cinco senadoras de la oposición que intentaron bloquear la votación ocupando la mesa de la presidencia del Senado durante horas.

Acorralado por escándalos de corrupción y con una popularidad baja, Temer se anotó una victoria con la sanción de la reforma laboral.

>> Cámara de Diputados brasileña aprueba reforma laboral de Temer

Uno de los puntos más polémicos de la reforma laboral plantea que "lo acordado valga por encima de lo legislado", lo cual dará valor legal a los convenios pactados entre trabajadores y empleadores, aún cuando no se ajusten totalmente a las normativas en vigor.

De igual manera, el proyecto también acaba con la llamada "contribución sindical obligatoria", conocida también como "impuesto sindical", la cual impone que a los empleados se les descuente un día de trabajo anual para destinarlo al gremio en que están afiliados.

Asimismo, la reforma legaliza la contratación temporaria incluso por pocas horas y permite ampliar la jornada de trabajo de 8 horas a 12 horas diarias.

También aumenta la edad mínima de jubilación a los 65 años e iguala la edad entre hombres y mujeres, y entre trabajadores del campo y la ciudad. 

El rechazo de los gremios obreros a esta y otras reformas que ha propuesto el Gobierno de Temer, como la de jubilaciones y pensiones, se expresó en los últimos meses con dos huelgas generales.

 
 
 
 

Movimientos sociales y sindicatos de izquierda también rechazaron ampliamente la reforma con manifestaciones en la calle.

El Gobierno de Temer se defiende con el argumento de que la nueva reforma ayudará a generar empleos, pero los críticos consideran que se recortan derechos básicos conquistados en las últimas décadas y que los cambios en las leyes laborales provocarán un aumento de la precariedad.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.