• Señal en Vivo
  • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Los estudiantes ocuparon los centros educativos de Sao Paulo como señal de protesta contra las malas políticas empleadas por el gobernador opositor Geraldo Alckmin.

Los estudiantes ocuparon los centros educativos de Sao Paulo como señal de protesta contra las malas políticas empleadas por el gobernador opositor Geraldo Alckmin. | Foto: radio.uchile.cl.

Publicado 4 diciembre 2015

La autoridad regional pretendía aplicar una medida reguladora que atentaba contra el sistema educativo y no gozaba del respaldo de la población.

El gobernador del Estado de Sao Paulo, Brasil, Geraldo Alckmin, ordenó este viernes la suspensión “temporal” de un decreto que pretendía cerrar a más de 90 planteles educativos, como parte de un ajuste fiscal que afectaría a cerca de 300 mil académicos y 13 mil docentes.

La medida que fue anunciada en noviembre pasado, generó el rechazo de la población estudiantil que mantiene el control de al menos 200 centros, como protesta ante las políticas neoliberales que buscan perturbar al Gobierno de la presidenta Dilma Rousseff.

 

Lea también: Nuevo ataque contra Dilma

Curiosamente, el decreto fue derogado tras revelarse una encuesta donde se demuestra el bajo nivel de aceptación que tiene hoy el líder regional de derecha, quien apenas goza de un 48 por ciento de respaldo, mientras gran parte de la población rechaza su gestión.

En este sentido, Alckmin defendió el proyecto y aspiró que para 2017 pueda aplicarse luego de haberse discutido durante el próximo año, en cada una de las instituciones educativas de la región.

Lea también: La lucha de Dilma

“Entendemos que hay que profundizar el diálogo, creemos en los beneficios de la reorganización. Los estudiantes continuarán en la escuela a la que asisten y vamos a empezar el debate incluso con los padres”, aseguró a medios locales.

Este jueves el Ministerio Público del Estado de Sao Paulo, hizo pública una demanda que solicitaba la derogación del proyecto denominado “reorganización escolar”, al tiempo que exigió las garantías a toda la población estudiantil que afrontará el periodo escolar en 2016.

Por varios días, miles de estudiantes se han mantenido en las calles repudiando el decreto que apuntaba a provocar una crisis en el sector educativo de una de las regiones con la mayor matrícula de Brasil (10 millones).

 

Lea también: PT y aliados piden anular juicio político contra Dilma Rousseff

En contexto:
Desde el anuncio de la medida hace más de 20 días, los estudiantes ocuparon alrededor de 200 escuelas como protesta  contra la decisión del gobernador.
En algunas manifestaciones de calle se evidenció la represión contra cientos de académicos quienes fueron victima de gases lacrimógenos y granadas de contusión.
Movimientos sociales salieron en respaldo del gremio estudiantil elevando algunas propuestas que, sin embargo, fueron rechazadas por las autoridades locales que no estaban dispuestos a dialogar.

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.