• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Este 2017, los mexicanos se sumaron a las labores de rescate organizadas por las autoridades como ocurrió en 1985.

Este 2017, los mexicanos se sumaron a las labores de rescate organizadas por las autoridades como ocurrió en 1985. | Foto: Reuters

Publicado 20 septiembre 2017

Hace 32 años, un terremoto de magnitud 8.1 sacudió la ciudad de México e, igualmente, los mexicanos acudieron a socorrer a las víctimas como ocurrió este año tras un nuevo sismo.

Han pasado 32 años del terremoto 8,1 que destruyó alrededor de 300 edificios en México y dejó más de seis mil muertos. Las huellas de la tragedia del 19 de septiembre siguen presentes, pero un nuevo movimiento telúrico las ha visibilizado nuevamente. 

Este martes, también un 19 de septiembre, varias horas después del sismo de 7,1 que sacudió el centro de México, la historia se repetía: edificios en ruinas, zozobra, sufrimiento, más de 200 muertos y los mexicanos movilizados en una labor incansable por rescatar a quienes han quedado atrapados bajo los escombros. 

"Estuvo bastante fuerte. Los edificios empezaron a moverse. La gente está muy nerviosa. Vi a una señora que se desmayó", relató Alfredo Aguilar, de 43 años.

Parece que México dio un salto hacia atrás en el tiempo y, nuevamente a la tarea de ayudar, se sumaron no solo rescatistas experimentados sino ciudadanos comunes, conmovidos por una tragedia que afectaba otra vez a la sociedad mexicana. En este sentido, las colaboraciones fueron de todo tipo: levantar piedras, romper grandes escombros, así como repartir comida y agua. 

"Hay gente atrapada!", gritaba una mujer en el barrio Roma, donde una escuela quedó derrumbada y aplastó al menos dos vehículos. 

 

 

 >> Voluntarios y brigadistas incansables ayudan en labor de rescate en México

Este día, pese a encontrarse afectados por el suceso, el pueblo mexicano también recuerda a las víctimas de las fábricas textiles que, en 1985, quedaron completamente destruidas con al menos mil 600 de sus costureras adentro. Entonces, los testigos decían: “Escuchamos gritos y buscamos a unos policías para pedir que buscaran a personas con vida pero sólo nos dijeron que ahí ya no había nadie, que estábamos nerviosas”.

Hoy, el testimonio es este: "Estoy consternada, no puedo contener el llanto, es la misma pesadilla que en 1985", afirmó entre lágrimas Georgina Sánchez, de 52 años, en una plaza de Ciudad de México.

A 32 años de aquel terremoto, otra fábrica textil quedó reducida a escombros, mientras las labores de rescate este miércoles se mantienen con la esperanza de encontrar sobrevivientes. 

 

 

Hay tragedias que se prolongan en el tiempo. Pese al transcurrir de los años, las víctimas del terremoto del 85 siguen denunciando el abandono del Estado al sector textil. 

“Total, las costureras no han dejado de ser las pobres de las pobres. Nadie tiene indemnización por toda esta tragedia del 85. Hay algo que recordar. Que a treinta años, como trabajadoras de México, seguimos con una situación deprimente. Es un recuerdo fatal para todas nosotras”, afirmó Guadalupe Conde, quien inspiró el monumento a la Costurera, ubicado a unos pasos del hotel Amazonas, en la calzada de Tlalpan. 


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.