• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Los 21 senadores que conforman la comisión especial del Senado debaten el calendario.

Los 21 senadores que conforman la comisión especial del Senado debaten el calendario. | Foto: @AdrianateleSUR

Publicado 25 mayo 2016



El cronograma del relator del Senado propone que el juicio político contra Rousseff se realice en la mitad del tiempo establecido.

El Senado brasileño analiza este miércoles las fechas y los procedimientos que se implementarán para el proceso de juicio político contra la presidenta Dilma Rousseff, a quien la derecha acusa sin pruebas de cometer un crimen de responsabilidad.

En el cronograma presentado por el relator del impeachment, Antonio Anastasia, se propone la votación final en el plenario del Senado para el 2 de agosto, informó la corresponsal de teleSUR, Adriana Robreño. 

Agregó que al único acuerdo al que se ha llegado es sostener el próximo 2 de junio una reunión para discutir y decidir de forma definitiva cuál será el cronograma. 

La enviada especial precisó que las fechas propuestas por el relator han generado polémica porque muchos senadores consideran que es apresurado establecer la votación final del plenario del Senado para el 2 de agosto pues estarían ocupando solo 90 de los 180 días de plazo que tienen para los debates. 

En este sentido, señaló que algunos parlamentarios ligados a la derecha y al presidente interino, Michel Temer, están de acuerdo en acelerar el cronograma para votar lo antes posible porque creen que están dadas las condiciones para destituir a la presidenta Dilma Rousseff. 

>> Analista: No hay Gobierno en Brasil, sino fraude y farsa

De acuerdo a Robreño, otros senadores de derecha coinciden en que los plazos de la defensa no deben ser violados y se debe tomar el tiempo necesario para analizar todo tipo de pruebas, agregó. 

Al inicio del debate, el senador Lindbergh Farias, del PT/RJ, presentó una moción de orden, que espera se responda en la próxima sesión, "para que esta comisión suspenda los trabajos y pidiendo a la Procuraduría y al Supremo Tribunal Federal que analice las pruebas referidas al proceso de juicio político".

>> Trabajadores de Brasil rechazan medidas económicas de Temer

La comisión especial de 21 senadores encargada del caso discute los planes de trabajo para comenzar a estudiar y escuchar nuevamente los alegatos de la acusación y la defensa.

La Agencia del Senado explicó que una vez presentada la hoja de ruta corresponde iniciar la denominada fase de pronunciación, durante la cual las labores estarán centradas en la producción de pruebas, audiencias con testigos y debates entre la acusación y la defensa.

>> Analista: No hay Gobierno en Brasil, sino fraude y farsa

Los trabajos serán dirigidos por el titular de la comisión, Raimundo Lira, aunque serán coordinados por el presidente del Supremo Tribunal Federal de Brasil (STF), Ricardo Lewandowski.

El proceso durará máximo seis meses, plazo en el que la presidenta Rousseff estará separada del cargo y las autoridades brasileñas se encargarán de encontrar las pruebas que no fueron presentadas ni en la Cámara Baja ni en el Senado y que, paradójicamente, no fueron necesarias para la aprobación del juicio político.

El equipo jurídico defensor de la dignataria, encabezado por el abogado José Eduardo Cardozo, tiene hasta el próximo 31 de mayo para enviar por escrito los argumentos de la defensa.

>> Presidente interino de Brasil busca recortar inversión pública

Cardozo aseguró que las acciones implementadas hasta ahora son ilegales y señaló el impeachment como un golpe de Estado sin armas.

En entrevista concedida a El Espectador, Cardozo explicó que “Brasil tiene un sistema presidencial y nuestra Constitución es clarísima cuando dice que el presidente de la República solo puede ser apartado del poder cuando ocurre un delito de responsabilidad, cuando comete crímenes que atenten contra las leyes”.

En contexto
El pasado 12 de mayo, Michel Temer pasó a ser el presidente interino de Brasil luego de que la mandataria Rousseff, elegida con 54 millones de votos populares, fuera separada de su cargo por un máximo de seis meses para enfrentar un juicio político, por supuesta tergiversación de cifras durante 2014 y 2015.
Temer ha emprendido una agenda neoliberal que se aleja del plan de Gobierno votado por los brasileños al elegir a Rousseff y al actual mandatario provisional de Brasil como su compañero de fórmula. Dentro de sus medidas económicas está revisar el sistema de pensiones y reducir la inversión pública.

>> Temer reconoce audio que promueve el impeachment en Brasil 


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.