• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
  • Unos 10 mil pandilleros se encuentran en las cárceles, mientras que en las calles salvadoreñas hay otros 50 mil (Foto:AFP)

    Unos 10 mil pandilleros se encuentran en las cárceles, mientras que en las calles salvadoreñas hay otros 50 mil (Foto:AFP)

  • La población salvadoreña pidió a quien resultara electo como nuevo gobernante frenar la violencia generada por las pandillas (Foto:Archivo)

    La población salvadoreña pidió a quien resultara electo como nuevo gobernante frenar la violencia generada por las pandillas (Foto:Archivo)

Publicado 14 mayo 2014



El presidente electo de El Salvador, Salvador Sánchez Cerén, afirmó este miércoles que luchará contra la delincuencia y la violencia con una visión integral, donde enfatiza la política de las dos manos inteligentes, una de apoyo a las familias e inversión social, y en la otra mano la firmeza del Estado en la conducción de la policía.

El electo mandatario prometió combatir la delincuencia en el país centroamericano con "dos manos inteligentes: una en apoyo a las familias, con inversión en las comunidades y una mejor educación y en la otra mano, la firmeza del Estado en la conducción de la policía, que va a seguir siendo ampliada, fortalecida y depurada", indicó.

Sobre las pandillas organizadas en El Salvador, expresó que “nuestra política no va a descansar en el tema de los que ellos (los pandilleros) puedan hacer, de un entendimiento entre ellos para disminuir la rivalidad que existe entre ellos".

"La tregua de las pandillas no va a ser el eje principal de nuestra política, el eje principal va a ser contra el crimen, la política de prevención, de rehabilitación, una visión integral", manifestó en conferencia de prensa Sánchez Cerén, que asumirá el mando el 1 de junio.

Pandillas azotan la población

La violencia generada por las pandillas salvadoreñas mantiene a la población de ese país en constante nerviosismo, razón por la que exigieron el pasado enero al candidato que resultara electo como Presidente en los comicios del 2 de febrero, poner mano dura contra este flagelo.

"Si el nuevo gobierno no se pone duro con las pandillas, no sé a dónde vamos a llegar, esa gente no entiende razonamientos", expresó Norma Rodríguez de 42 años y madre de tres menores de edad, que hace un mes se vio obligada a cerrar la panadería que mantenía sola en una barriada de San Salvador (capital), debido a las amenazas de estos grupos.

En marzo de 2012, las principales pandillas acordaron una tregua de no violencia entre ellos, que fue respaldada por el presidente Mauricio Funes, logrando reducir la cifra promedio de fallecidos a cinco por día, pero en las últimas semanas esta cantidad se incrementó a nueve por día.

El Salvador es desde hace más de una década una de las naciones más violentas del mundo, por sus altas tasas de homicidios, que rondan los 70 por cada 100 mil habitantes, siete veces lo que la Organización Mundial de la Salud (OMS) considera como una epidemia.

Según cifras oficiales, unos 10 mil pandilleros se encuentran en las cárceles, mientras que en las calles salvadoreñas hay otros 50 mil.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.