• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
  • Los salvatrucha y la 18 de México son las más peligrosas de Latinoamérica

    Los salvatrucha y la 18 de México son las más peligrosas de Latinoamérica | Foto: Perú.com

Publicado 19 diciembre 2014

Estas temibles pandillas que operan en Centroamérica, buscan controlar nuevos territorios a través de negocios fortuitos con ciudadanos que poseen bienes de valor. En El Salvador, denuncian las autoridades, han incrementado las extorsiones y los secuestros, y hasta pretenden alzarse con decisión en la política.

Las pandillas que operan en El Salvador están modificando su forma de hacer dinero por las mismas vías ilegales, adquiriendo líneas de transporte urbano, concretando negocios con panaderías o minicomercios en los mercados y hasta exigiendo participación política.

Este viernes, el fiscal general de ese país, Luis Martínez, explicó que las maras quieren recuperar el terreno que perdieron durante el gobierno del presidente Mauricio Funes y ahora buscan obtener réditos fijos intensificando el amedrentamiento y la extorsión contra la ciudadanía.

De acuerdo con la policía salvadoreña, los homicidios redujeron significativamente durante el período de tregua, de hecho, descendió el número de secuestros y extorsiones, fuente principal de ingreso fortuito de las maras.

Sin embargo, Matínez asegura que estas estructuras delincuenciales buscan recuperar el control territorial, lo que les permite implicarse en actividades del narcotráfico, así como en la extorsión y secuestro. 

 Entre el 1 de enero y el 1 de marzo de 2014 se registraron 501 asesinatos, 106 más que los contabilizados en el mismo período del 2013, reveló la policía salvadoreña

En el primer trimestre del año, más de 50 por ciento de los homicidios que se cometieron en el país se atribuyeron a las pandillas, y 35 por ciento de las víctimas corresponde a miembros de esas estructuras criminales.

El fortalecimiento de la maras les ha llevado a buscar infiltrarse en instituciones como la Policía Nacional Civil y la Fuerza Armada, y de esta manera adquirir mayor cantidad de armas de guerra.

Martínez recalcó que el modus operandi de las pandillas ha ido mutando, tanto así que pretenden "hasta  participar en cuestiones políticas". No obstante, son pocos los medios que hurgan en el surgimiento de las pandillas y el por qué de sus razones. La mayoría de los medios de comunicación en El Salvador se encuentran en manos en poderosas familias y grupos empresariales ligados con el partido de derecha Arena.

El DATO
Desde los años 60 se despliega en los barrios latinoamericanos, grupos juveniles apodados "Los Sacaojos", "Los Comemuertos", "Vatos Locos".  Según el país o la región, se denominan pandillas, bandas, galladas, clikas, parches, maras, barras. Lo cierto es que la prensa o la policía fungen como bautizadores de las bandas criminales, que toman de los nombres que les dan su valor. Se habla de pandillas en Nicaragua, y de maras en El Salvador, Guatemala y Honduras. 
En el Salvador alrededor del 70 por ciento de los maleantes pertenece a la conocida MS-13 Mara Salvatrucha creada en EE.UU. en 1980. El origen de ese nombre es un tanto incierto, unos lo atribuyen a la palabra marabunta que es para los MS-13 caminar todos juntos, como las hormigas, trabajando en un objetivo común y la palabra “trucha” es un adjetivo que designa a los sean astutos, que unido a Salva de El Salvador termina de formar el nombre de esta agrupación.

El presidente salvadoreño, Salvador Sánchez Cerén, presentó en agosto de este año  el Plan de Policía Comunitaria en San Salvador (capital) con el propósito de reducir la violencia que es principal problema del país. 

En la modalidad de la Policía Nacional Civil (PNC), trabajará en labores de prevención y de seguridad. Consiste en una asociación estratégica entre la policía y las comunidades para detectar los problemas de inseguridad que afectan a las mismas y buscar una solución articulada.

“A través de la filosofía de la Policía Comunitaria vamos a demostrar que la policía tiene una gran incidencia en procesos de pacificación y seguridad. Recordemos que unidos podemos hacer más”, subrayó Sachéz Ceréan tras anunciar el plan que espera disminuir el delito en más de 50 por ciento.

Parte yankee

En las primeras maras que se conformaron en El Salvador influyó la mano de Estados Unidos. La guerra civil, durante la cual EE.UU. enviaba al gobierno salvadoreño 1 millón de dólares diarios, arrojó a miles fuera de sus fronteras. Muchos se vieron obligados a huir al Norte con sus familias (emigraron) y esta condición aunada a la pobreza dio a los jóvenes el camino de la violencia.

En esa época una peligrosa agrupación surgida en Los Ángeles, California (EE.UU.) escoge el nombre de MS-13, los Mara Salvatrucha y posteriormente se crea la Mara 18 (M18) formada por inmigrantes mexicanos y archienemiga de los salvatrucha. Sus miembros sólo eran y son jóvenes latinos.

 Los Ángeles es una ciudad plagada de bandas callejeras, tanto que se le conoce como la capital mundial del hampa, pues ha acogido estructuras criminales temibles que se han extendidos por Latinoamérica. Todas las pandillas callejeras de EE.UU. están bajo la influencia de las pandillas de las prisiones, lo que deja dudas más dudas acerca de la acción de las autoridades en las prisiones legales.

Actualmente, dentro de las maras abundan las líderes femeninas, son mujeres que generalmente deciden vivir en la calle y se entregan a la delincuencia para sobrevivir. La mayoría de las investigaciones así lo certifican, el centro vital de los jóvenes está en los barrios, aunque muchos pernoctan en sus casas

“En Guatemala un 80 por ciento de los miembros pasa la noche en su casa  y en El Salvador un 90 por ciento. Es significativo que una tercera parte ya tiene sus propios hijos y un 38 por ciento de las muchachas pandilleras ya son madres, resalta un investigación de la revista Envío.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.