• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Primera cosmonauta de la historia, Valentina Tereshkova (Foto: Archivo)

Primera cosmonauta de la historia, Valentina Tereshkova (Foto: Archivo)

Publicado 10 febrero 2014

En la búsqueda de la igualdad entre sexos en el mundo del deporte, las mujeres tendrán su primera participación en la competición de saltos de esquí en los Juegos Olímpicos de Invierno de Sochi 2014. La favorita para ganar el primer oro olímpico en esa especialidad es la japonesa Sara Takanashi.

La atleta japonesa, de 17 años de edad, ha ganado también 10 de los 13 concursos previos a los JJOO en los que se ha presentado y aunque para ella no ganar el galardón principal no denotaría un fracaso, el oro es su objetivo. Asimismo, indicó que ya eligió la técnica que empleará y que “la seguirá al dedillo”.

Además de Takanashi, otras seis mujeres competirán por la presea dorada en el Centro nórdico RusSki Gorki. La estadounidense Sarah Hendrickson, campeona en saltos de trampolín de la XLIX edición de los Mundiales de esquí nórdico, es otra de las favoritas, pero aún no está recuperada de una lesión en la rodilla.

"Takanashi no es ni invencible ni intocable. Ha hecho un inicio de temporada impresionante, pero estamos en unos Juegos y creo que es diferente", destacó la francesa Coline Mattel, de 18 años, que opta a las medallas y recordó que nada está escrito. La austríaca Daniela Iraschko-Stolz, la rusa Irina Avvakumova, la alemana Carina Vogt y la japonesa Yuki Ito aspiran también al podio.

Por ser la primera vez, las chicas se medirán sobre el trampolín 'normal', el de 90 m, y no por el más largo de 120 metros. Los saltos de esquí femeninos prometen dar el gran salto en los próximos años y se le augura un gran futuro a esta especialidad.

Las disputas por la inclusión del esquí femenino en los Juegos Olímpicos de Invierno datan de 2009, cuando una quincena de deportistas intentó que la justicia incluyera en los Juegos de Vancouver-2010 esa disciplina, y llegaron hasta el Tribunal Supremo de Canadá, pero fue en vano.

El Comité Olímpico Internacional, único con potestad de introducir disciplinas, tomó en cuenta la cantidad de aficionados y la diferencia de nivel entre los competidores, y para el 2009 negó la inscripción. Sin embargo, en los Campeonatos del Mundo de Oslo de 2011, la prueba femenina fue un éxito, y el COI cambió de opinión.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.