• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Algunas de las medidas no toman en cuenta los refuerzos necesarios al sistema de salud.

Algunas de las medidas no toman en cuenta los refuerzos necesarios al sistema de salud. | Foto: teleSUR/EFE

Publicado 25 marzo 2020



Blogs



En medio de la pandemia que afecta al mundo, algunas políticas han estado encaminadas a proteger más a las empresas y socios comerciales que a la población en general.

Diversas son las reformas que algunos países de la región latinoamericana han tomado como consecuencia del coronavirus, aunque varían mucho en correspondencia con los países y los intereses de los gobernantes. 

LEA TAMBIÉN

América Latina refuerza medidas para hacer frente a coronavirus

Mientras algunas naciones progresistas buscan proteger a sus ciudadanos, otros países priorizan los intereses de consorcios empresariales.

Entretanto, la pandemia sigue cobrando víctimas mortales. Hasta el momento, van 18.700 muertos en 185 países. 

Medidas contrastantes

Cuando el coronavirus comenzó a tomar auge en Brasil, el mandatario  Jair Bolsonaro anunció la suspensión de los contratos de trabajo de los brasileños por cuatro meses sin salario.

Ante la oposición social y las duras críticas, el presidente brasileño se vio forzado a derogar dicho decreto el pasado lunes.

De haberse implementado este mandato, los empleados brasileños dejarían de trabajar y el empleador no estaría obligado a pagar el salario.

El mandatario ultraderechista ha desestimado la gravedad de la pandemia e incluso la ha comparado con una "gripecita" por lo que no considera necesario suspender las actividades escolares ni cumplir cuarentena para evitar la propagación del virus. 

En tanto Bolsonaro va en contracorriente de las disposiciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Brasil es uno de los países de América Latina que más muertes registra por el coronavirus. 

Por otro lado, en Venezuela el presidente Nicolás Maduro anunció un paquete de medidas económicas para afrontar la crisis provocada por la pandemia de coronavirus, al tiempo que expresó que “en el decreto se confirma la ratificación de la inamovilidad laboral en defensa de los trabajadores hasta el 31 de diciembre de este año”.

“Igualmente se establece la supresión inmediata por seis meses del pago de alquileres de comercio y viviendas; vamos a buscar la forma de compensar a las personas que viven de alquiler”, agregó el mandatario venezolano.

“Son decisiones tomadas a tiempo para proteger la salud y la vida de nuestro pueblo”, enfatizó Maduro.

A la par, en la nación bolivariana la cuarentena social se cumple de manera efectiva desde hace más de dos semanas y se ha contenido la propagación de la Covid-19.

Otros gobiernos se han sumado a las preferencias por sectores comerciales y empresariales, en detrimento de la salud y bienestar de las grandes mayorías. En Puerto Rico, tras la caída en la demanda en la industria de turismo, unos 2.000 empleados de siete hoteles fueron cesanteados en los pasados días.

Mientras en Colombia, el presidente Iván Duque decretó centralizar recursos de las regiones y pensionales para afrontar la pandemia del Covid-19 en el país, lo que ha sido denunciado como un acto para defender al sector bancario. 

"Se utilizan los recursos de los entes territoriales para apoyar la liquidez inmediata del sistema bancario", aseveró la alcaldesa de Bogotá, Claudia López.

En el caso de Ecuador, el expresidente Rafael Correa denunció la política del Gobierno de Lenín Moreno de priorizar el pago de la deuda externa en lugar de utilizar esa liquidez para enfrentar coronavirus.

Correa expresó en Twitter que “el país va a una catástrofe sanitaria, económica y democrática. La situación es sin precedentes, como también lo es la ineptitud e irresponsabilidad del Gobierno. No me equivoqué y me ratifico: es urgente lograr conducción  en esta inédita crisis. Ya es cuestión de supervivencia.”

En contraste, el presidente de Argentina, Alberto Fernández, conversó vía internet con el vicepresidente del Banco Mundial, Axel van Trotsenburg, quien le comunicó la aprobación de un apoyo presupuestario de 300 millones de dólares, para fortalecer el sistema de protección social y minimizar el impacto de la crisis en sectores más vulnerables.

De igual forma, el ministro de Economía del país comentó que "se busca que el Estado nacional llegue a familias que hoy todavía no están protegidas por otras prestaciones. No es un ingreso para jubilados y pensionados ni para quienes reciben programas asistenciales. Es para trabajadores que quedan en situación de vulnerabilidad”.

Otros altos funcionarios del mundo han demostrado sus posturas antihumanitarias. Ejemplo de ello es el vicegobernador de Texas, en Estados Unidos, Dan Patrick, quien aseguró que: "los abuelos están dispuestos a morir para no dañar la economía".

Sobre ello, el expresidente boliviano Evo Morales precisó en su cuenta en Twitter que “es un ejemplo de cómo es el capitalismo feroz. Para ellos primero es el dinero por encima de la vida del pueblo”.

En Estados Unidos, país donde el presidente Donald Trump subvaloró la envergadura del coronavirus, las malas prácticas en su gestión dejaron expuestos a miles de ciudadanos norteamericanos al contagio por coronavirus.

Ahora Estados Unidos es el tercer país con más casos reportados de contagios, y se estima que esta cifra esté por debajo de la realidad pues las personas indocumentadas temen acudir a los centros hospitalarios para recibir ayuda por miedo a ser deportados a sus países.

Hagamos la paz y no la guerra

Mientras la llamada “gran potencia mundial” Estados Unidos continúa sus sanciones a otras naciones como Venezuela, Irán y Cuba en un intento por socavar sus economías, la Mayor de las Antillas ha demostrado su solidaridad y altruismo.

Ello es muestra de las brigadas de colaboradores médicos que partieron hacia Jamaica, Nicaragua, Venezuela, Italia y otros países están valorando solicitar sus servicios.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.