• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
  • El cincuentenario del golpe coincide con la última fase de trabajos de la Comisión de la Verdad, creada en mayo de 2012 por la presidenta Dilma Rousseff. (Foto: Archivo)

    El cincuentenario del golpe coincide con la última fase de trabajos de la Comisión de la Verdad, creada en mayo de 2012 por la presidenta Dilma Rousseff. (Foto: Archivo)

Publicado 31 marzo 2014

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, recordó este lunes a quienes murieron o desaparecieron luchando por el retorno a la democracia en el país, al cumplirse este lunes 50 años del golpe militar (1964-1985).

"Las cicatrices pueden ser soportadas y superadas, porque hoy tenemos una democracia social y podemos contar nuestra historia", dijo Rousseff, una exguerrillera que fue torturada y encarcelada en la dictadura.

"Debemos eso a todos los que murieron y desaparecieron, a los torturados y perseguidos, a sus familias, a todos los brasileños", agregó Rousseff.

La mandataria, que replicó sus comentarios en la red social Twitter, aseguró que durante 21 años "nuestra libertad y nuestros sueños fueron callados", pero también reconoció y valoró los pactos políticos que llevaron a Brasil "a una redemocratización".

El cincuentenario del golpe coincide con la última fase de trabajos de la Comisión de la Verdad, el paso más significativo que Brasil ha dado para esclarecer ese oscuro período y que debe tener resultados en diciembre.

“La Comisión de la Verdad es la última oportunidad de sacar a la luz nuestra historia: su informe final será un avance o sepultará este tema tan importante para la memoria brasileña”, dijo a la AFP Jair Krischke, presidente del Movimiento Justicia y Derechos Humanos, que ha dedicado décadas a investigar la dictadura brasileña y las de la región.

La Comisión reveló en su primer año de trabajo una escalofriante radiografía de la represión, con centros de tortura hasta en universidades.

Pero sus hallazgos no servirán en principio para procesar a los represores, ya que una ley de Amnistía de 1979 -todavía en dictadura- impide juzgarlos.

Brasil reconoce oficialmente unos 400 muertos y desaparecidos a manos del régimen, contra 30 mil en Argentina -según organismos de derechos humanos- y más de tres mil 200 en Chile.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.