• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
La dignataria consideró que las intenciones de los senadores sirven más a los propósitos de la oposición brasileña que a la venezolana.

La dignataria consideró que las intenciones de los senadores sirven más a los propósitos de la oposición brasileña que a la venezolana. | Foto: EFE

Publicado 19 junio 2015

La mandataria consideró que el intento de los senadores de visitar a presos venezolanos constituye una intromisión en los asuntos internos de Venezuela.

La presidenta Dilma Rousseff consideró que la intención de un grupo de senadores brasileños de visitar a responsables de actos violentos ocurridos en Venezuela en 2014 constituyó una afrenta a la soberanía venezolana.

Medios de prensa de Brasil como el sitio digital Folha Politica señalan que, según la mandataria, la comitiva liderada por el senador Aécio Neves, del Partido de la Social Democracia Brasileña, puso una trampa al Gobierno de Rousseff y protagonizaron una vergüenza para el gigante suramericano.

La jefa de Estado consideró como una intromisión en los asuntos internos de Venezuela la intención de los senadores de reunirse con personas que permanecen encarceladas por realizar llamados a la violencia durante protestas opositoras contra el Gobierno de Nicolás Maduro, las cuales provocaron 43 muertes en las llamadas guarimbas (cierre arbitrario y violento de calles y avenidas).

Lea aquí: Venezuela: Piden sanciones contra culpables de violencia de 2014

Según indicó Neves en su cuenta de Twitter, durante su estancia en Caracas estuvieron rodeados por manifestantes y fueron agredidos. Sin embargo, una nota emitida por la propia Cancillería brasileña indicó que el Gobierno venezolano cumplió con la garantía de custodia policial para la delegación durante su estadía en el país. 

A su vez, el diario Estadão reseñó que, en opinión del Ejecutivo brasileño, si un grupo de venezolanos decidiera ir a Brasil a verificar las condiciones existentes en ese país y visitaran las prisiones, tanto el Congreso como el Gobierno Federal rechazarían la idea y pondrían obstáculos.

La mandataria consideró que la intención de los senadores de visitar a los prisioneros en Caracas sirvió más a los propósitos de la oposición brasileña que a los de la venezolana.

En contexto:
El viaje de los senadores brasileños se da pocos días después de la visita que realizó al país el expresidente español Felipe González, quien también expresó su apoyo a los responsables por los actos violentos de 2014.
La visita de políticos de distintas nacionalidades ligados a los sectores de derecha han sido denunciados por el Gobierno venezolano por representar una injerencia en los asuntos internos del país suramericano, además de una afrenta contra la justicia, dado que están orientados a presionar para obtener impunidad para los responsables de muertes de venezolanos durante las protestas violentas de 2014.  

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.